La «nueva vida» del príncipe Harry y Meghan Markle está a la vuelta de la esquina. Este 31 de marzo es la fecha límite para que los duques de Sussex dejen la primera línea de la realeza británica para iniciar una etapa independiente de la Corona británica. Seguirán siendo familia, por supuesto, pero no formarán parte de sus miembros activos ni representarán a la reina Isabel. Hasta ahora han estado viviendo en Canadá, pero parece que ya han hecho la mudanza y su nuevo destino es…

¡Los Ángeles! Sí, la ciudad californiana que vio nacer a Meghan Markle hace 38 años y donde reside su madre, Doria Ragland. Así lo cuenta la revista estadounidense People, aludiendo a fuentes muy cercanas a la pareja. Esta mudanza habría pillado por sorpresa a todos, puesto que las últimas imágenes públicas nos mostraban al príncipe Harry en pleno confinamiento en su casa canadiense tras haber estado en Reino Unido. Desde allí nos dejó un emotivo vídeo en el que anunciaba que estaban obligados a cancelar los Juegos Invictus, que él patrocina, a causa de la expansión del coronavirus.

Según People, los duques de Sussex y su hijo, Archie Harrison, ya habrían abandonado su mansión a las afueras de Vancouver rumbo a Estados Unidos, donde establecerán su nuevo hogar. El matrimonio y su bebé llevaban en Canadá desde las pasadas navidades. Poco después, en enero de este año, hacían el anuncio bomba de su retirada de la realeza. Con el Megxit en marcha, decidieron permanecer en tierras canadienses.

Dejar la isla de Vancouver en la que han estado viviendo de alquiler estos meses, a un alto coste, por cierto, no les supondrá demasiado esfuerzo. Y es que en Los Ángeles tienen familia, amigos y conocidos suficientes para no sentirse solos. Para empezar la madre de Meghan, quien trabaja como asistente social. La exactriz nació y creció en la soleada ciudad, atesora buenos amigos, tanto de su infancia y juventud como del mundo de Hollywood, y es de esperar que los reciban con los brazos abiertos.

Al parecer, Harry y Meghan llevaban tiempo buscando casas en Los Ángeles. Ahora deben haber encontrado la suya. Si se parece a la que tenían alquilada en Vancouver, se tratará seguramente de una vivienda unifamiliar con jardín y piscina, tal del estilo L.A. Además, esta es una ciudad perfecta para los planes profesionales de Meghan Markle. Recordemos que ha firmado un contrato con la poderosa productora Disney, y que el próximo 3 de abril se estrenará un documental benéfico, ‘Elefantes’, al que la duquesa ha puesto voz como narradora. Después de esta colaboración, seguramente vengan muchas más.

En cuanto al príncipe Harry, su labor está centrada en las fundaciones benéficas con las que colabora y la que tiene junto a su esposa. A partir de este 31 de marzo no podrá seguir llamándose Sussex Royal, tras el tirón de orejas de su abuela, la reina Isabel, quien les prohibió el uso del término «Royal». La incógnita será el próximo nombre, pero todo apunta a que sea simplemente Duque y Duquesa de Sussex, los títulos que aún  siguen conservando. Meghan Markle ya ha dejado de utilizar el de Alteza Real y lo ha borrado de las organizaciones solidarias con las que trabaja.

En medio de esta mudanza, Harry ha conocido que su padre, el príncipe Carlos, ha dado positivo en coronavirus. Eso ha hecho que el heredero británico se recluya en el castillo de Balmoral (Escocia). El palacio de Buckingham confirmaba que Carlos ha sostenido conversaciones telefónicas con sus hijos y que no deben preocuparse por su salud. Está ateniéndose a todas las precauciones y todo va bien. En un mensaje, el hijo de la reina Isabel agradecía las numerosas muestras de cariño que le están llegando deseando su pronta recuperación. A su lado está Camilla, duquesa de Cornualles, quien a sus 72 años también es población de riesgo. De ella no se ha dicho que esté contagiada.

La que también está en situación de confinamiento es la reina Isabel, de 93 años. En su caso se ha marchado de Londres para establecerse con su marido, el duque de Edimburgo, de 98 años, en el castillo de Windsor. Preocupa la avanzada edad de ambos, y en especialel delicado estado de salud de Felipe, pero lo cierto es que la soberana ha estado manteniendo algunas audiencias en Buckingham hasta hace escasos días y gozaba de energía y buen aspecto.