El último capítulo del Megxit apunta a Guillermo de Inglaterra por haber acosado supuestamente a los duques de Sussex tras su retirada. Los hermanos lo niegan en un comunicado y hablan de "lenguaje ofensivo y doloroso".


El encuentro convocado por la reina Isabel de Inglaterra en su residencia de Sandringham para dilucidar el futuro de los duques de Sussex tras su renuncia a seguir en la Familia Real británica ha transcurrido hoy en la intimidad y lleno de incertidumbres. En medio de las conversaciones se han alzado dos voces, precisamente las de dos de los llamados, los príncipes Guillermo y Harry, a raíz de una polémica información publicada por el diario The Times, que aseguraba, citando fuentes cercanas, que Harry y Meghan acusaban al duque de Cambridge de haberles acosado o presionado en exceso consecuencia de esta crisis.

Los antaño inseparables hermanos, unidos más si cabe desde que perdieron a su madre en trágicas circunstancias, ahora no pueden negar que exista una brecha entre ellos. Se acabó aquella bonita historia de «Los cuatro fantásticos», como les bautizó la prensa a ambos matrimonios. Pero de ahí a admitir que haya habido bullying de por medio… Por eso mismo, Guillermo y Harry han publicado hoy mismo un comunicado conjunto en el que lo desmienten rotundamente.

Según The Times, Meghan le dijo a Harry que necesitaba apartarse de la Familia Real, culpando en parte a su hermano mayor, y el matrimonio habría ultimado su decisión la pasada Navidad. Pero en el comunicado, ambos declaran: «A pesar de los desmentidos, hoy ha corrido una historia falsa por un periódico británico especulando sobre la relación entre el duque de Sussex y el duque de Cambridge. Para hermanos que se preocupan tan profundamente sobre los asuntos que tienen que ver con la salud mental, el uso de lenguaje difamatorio en este sentido es ofensivo y potencialmente doloroso«.

Tras el anuncio de renuncia por parte de los duques de Sussex a estar en la primera línea de la realeza británica, tanto la soberana como su pueblo siguen en shock y tratando de reconducir la situación. Recordemos que el príncipe Harry y Meghan Markle tomaron la decisión unilateralmente, sin consensuarla con la monarca, lo que ha generado una ola de indignación y múltiples problemas fácticos que deben resolver. La reina Isabel era vista ayer en los alrededores de Sandringham con gesto cariacontecido. Hoy ha presidido el gabinete de crisis familiar, tras el cual ha manifestado que apoya la decisión de los duques de emprender una nueva vida, aunque todavía quedan «asuntos por resolver».