El príncipe Guillermo y Kate Middleton acuden con su hijo mayor al partido de la Eurocopa entre Inglaterra y Alemania, y el pequeño acapara el protagonismo con su emoción.


La Eurocopa sigue avanzando partido a partido y cada vez con más emoción. La fase de octavos de final ha enfrentado a las mejores selecciones, entre ellas la de Inglaterra. En el partido que la emparejaba con Alemania, y dado que se celebraba en el estadio londinense de Wembley, no faltaron unos aficionados muy especiales: los duques de Cambridge y, ¡sorpresa!, su hijo el príncipe George.

Gtres.

Sentados en el palco de honor, el príncipe GuillermoKate Middleton mostraron su apoyo al equipo nacional, mientras entre ellos ocupaba su sitio el mayor de sus tres hijos. A sus casi 8 años (los cumplirá el próximo 22 de julio), el pequeño se mostró todo lo más formal que pudo.

Para empezar con su look. Arreglado con traje y corbata de rayas, además de repeinado con raya al lado, George parecía una versión mini de su propio padre. Un momento muy tierno es cuando sonó el Himno Nacional, que el niño escuchó muy serio de la mano de Guillermo, mientras este cantaba el God Save the Queen. Esta es la primera vez que el príncipe George acude a un evento deportivo tan importante.

Llegado el punto en el que el partido se puso ‘caliente’, con un empate que obligó a ir a la prórroga, el principito no pudo aguantarse más y a cada jugada hacía evidente su emoción, sus nervios y a veces hasta su fastidio. El príncipe Guillermo tampoco se quedaba atrás, y es que es un auténtico forofo del fútbol, algo que parece haber transmitido a su primogénito. Kate Middleton, por su parte, luciendo una llamativa blazer en color rojo de Zara, seguía muy atenta el devenir del partido en el que su país se jugaba el pase a la siguiente fase.

Gtres.

El hecho es que Inglaterra acabó ganando a Alemania por 2 goles a 0, con lo que logró clasificarse para los cuartos de final del torneo. La alegría del ‘team royal’ se sumaba a la de los miles de aficionados que ocupaban las gradas. «¡Increíble actuación, Inglaterra!», han escrito los duques de Cambridge en sus redes sociales.

Entre ellos se encontraba, sentado justo detrás de los duques y su hijo, toda una leyenda del deporte rey: David Beckham. Es más, en un momento se saludaron entre sí. Y es que el exfutbolista es buen amigo de los Windsor, tanto como para acudir a la boda del príncipe Harry y Meghan Markle. Al lado de Beckham también estaba otra celebrity, el cantante Ed Sheeran.

Más abajo, toda la secuencia de George convertido en forofo de la selección inglesa.