Continúan los actos programados con motivo del fallecimiento de Isabel II. Su féretro se encuentra en Westminster Hall desde este miércoles y hasta el próximo lunes en la mañana, antes del funeral de Estado en el que se esperan más de 2.000 invitados. Por la capilla ardiente están pasando miles de británicos y personas de todo el mundo que se han desplazado hasta Londres para despedir a la reina Isabel II.

Mientras tanto, desde el Palacio de Buckingham han revelado nuevos actos fúnebres para rendir homenaje a la Reina. Están proyectadas dos vigilias antes del funeral, hoy viernes y mañana sábado, que estarán presididas por los hijos de la fallecida, el Rey Carlos III, la princesa Ana, el príncipe Andrés y el príncipe Eduardo. A la última están invitados también los ocho nietos de la soberana.

DL-u517776-033
Gtres

Durante los actos que se han celebrado a lo largo de esta semana, tanto el príncipe Andrés como el príncipe Harry han acudido vestidos de civil, mientras que el resto de miembros de la Familia Real británica lucía los uniformes militares. El hijo y nieto de la fallecida fueron despojados de sus funciones militares y títulos y ya no son miembros activos de los Windsor, lo que les impide llevar esta vestimenta en los fastos programados por el funeral de Isabel II.

Sin embargo, según ha confirmado el Palacio de Buckingham, el príncipe Andrés y el príncipe Harry sí podrán lucir el uniforme militar tras obtener un permiso especial «como señal de respeto» hacia la reina.

Harry Guillermo
Gtres

El sábado, además de sus cuatro hijos, serán los ocho nietos de Isabel II quien permanezcan junto al ataúd. El príncipe Harry se unirá el príncipe Guillermo, las princesas Beatriz y Eugenia, Zara y Peter Phillips y Lady Louise y James de Wessex. Todos ellos permanecerán durante unos 15 minutos en silencio alrededor del catafalco dispuesto en Westminster Hall.

“Fue una situación ridícula dado que el duque de Sussex ha servido a su país y es un miembro muy respetado de las fuerzas armadas con todo lo que ha hecho por los veteranos», dice una fuente cercana al duque de Sussex al diario The Mirror. «Es importante que todos los nietos de la Reina se sientan bienvenidos y cómodos mientras lloran juntos a su amada abuela», añadía.

Después de renunciar a su cargo real en 2020, el príncipe Harry fue despojado sin ceremonias de sus preciados nombramientos militares y se le prohibió usar el uniforme en público. Hay que recordar que Harry sirvió en el ejército británico durante una década, incluidas dos giras por Afganistán.