Clarence House ha compartido la primera imagen de Carlos de Inglaterra después de que se conociera que había dado positivo por coronavirus.


El príncipe Carlos de Inglaterra se ha convertido en uno de los protagonistas de la actualidad esta semana. Y es que se tuvo que hacer las pruebas por coronavirus después de presentar unos síntimos leves, que finalmente dieron positivo. Así confirmaba Clarence House este mismo miércoles a través de un comunicado, que decía así: «El Príncipe de Gales ha dado positivo por coronavirus. Ha estado mostrando síntomas leves, pero por lo demás sigue con buena salud y ha estado trabajando desde casa durante los últimos días como de costumbre».

Pues bien, unos días después de que conociéramos la noticia, se ha publicado la primera imagen del hijo de la reina Isabel II de Inglaterra. El Instagram de Clarence House ha sido el encargado de hacerla pública a través de sus redes sociales. En ella, vemos al príncipe Carlos de Inglaterra en casa, donde cumple con el aislamiento, apludiendo a todos los sanitarios que luchan para que los enfermos por el virus se puedan curar.

Cumpliendo con el aplauso diario por los sanitarios

Esta cita de aplaudir en las ventanas y en los balcones se ha extendido por todo el mundo y el príncipe Carlos, que todavía se recupera de los síntomas, no ha querido dejar de aplaudir por esta bonita causa. En la imagen vemos al hijo de la reina vestido como lo vemos habitualmente, con camisa y chaqueta.

En la foto que ha compartido Clarence House no solo estaba el vídeo de Carlos de inglaterra aplaudiendo. Aparecía también Camilla, que aplaude desde otra habitación. Parece que estos días seguirán respetando el aislamiento, sobre todo después de que el hijo de la reina haya dado positivo.

En el Stories también aparecen fotos de ambos cuando acudieron a un hospital. El príncipe Carlos y Camilla saludaban a los médicos y enfermeros, unas imágenes que ahora les han utilizado ahora para agradecerles todo el esfuerzo y el trabajo que están haciendo en estos momentos tan complicados.

A pesar de que Carlos de Inglaterra está confinado, los síntomas leves no le han impedido seguir trabajando. Eso sí, desde casa, teletrabajando. Y es que sigue llevando a cabo algunos compromisos profesionales que tenía pendientes en su agenda a través de videollamadas.

Camilla también fue sometida a las pruebas

En el mismo comunicado en el que la casa real británica explicaba la situación de salud por la que pasa el príncipe Carlos, explicaban que «La duquesa de Cornwall también ha sido sometida a las pruebas pero no tiene el virus. De acuerdo con el consejo médico y del gobierno, el príncipe y la duquesa ahora se encuentran aislado en su casa en Escocia (en el castillo de Balmoral). Las pruebas fueron realizadas por el NHS en Aberdeenshire, donde cumplieron los criterios requeridos para las pruebas».

Se desconoce cómo ha podido ser infectado

En cuanto a cómo ha sido posible el contagio del heredero de la Corona británica, el príncipe Carlos, Clarence House aclara que «No es posible determinar de quién el Príncipe contrajo el virus debido a la gran cantidad de compromisos que realizó en su función pública durante las últimas semanas», concluye el citado comunicado.

A pesar de esta noticia, el hijo de la Reina Isabel II tan solo padece síntomas leves y se encuentra en buen estado, algo que tranquiliza a los británicos. Tal y como aseguran los médicos, de momento, tendrá que quedarse en su casa junto a su mujer, Camila de Cornualles, que a pesar de haber dado negativo en la prueba y de no presentar ningún síntoma, podría encontrarse en el período de incubación. Y eso es lo que están haciendo por ahora.

La reina, aislada por la pandemia

Cuando comenzó la crisis sanitaria a causa del coronavirus, la Reina Isabel II fue obligada a abandonar el Palacio de Buckingham, su residencia habitual, y trasladarse al Castillo de Windsor, donde suele acudir durante sus vacaciones. Cabe recordar que la soberana se encuentra en un grupo de riesgo debido a su avanzada edad. Tanto ella como su marido, el duque de Edimburgo, de 98 años, han abandonado su residencia habitual para comenzar un tiempo de cuarentena. Si el tema empeora se prevé que el matrimonio sea trasladado a Sandringham donde tienen su casa de recreo.

Durante los últimos días, el estado de salud que más preocupaba era el de la Reina Isabel II después de que una de sus empleadas había dado positivo en coronavirus y que había estado durante los días anteriores de su positivo atendiendo a las necesidades de la soberana de los británicos mientras incubaba el virus, momento en el que también puede contagiar. Hay que tener en cuenta que la reina Isabel II, que cumplirá los 94 años el próximo mes, es un paciente de alto riesgo, por lo que se están activando los protocolos de seguridad  para asegurarse de que la reina no se contagie y, si ya es tarde, minimizar su impacto sobre su organismo. De momento, desconocemos si la soberana se habría sometido a la prueba del coronavirus o no.