La muerte de la Reina Isabel II ha conmocionado al mundo entero. Las primeras alertas saltaron después de que el Palacio de Buckingham emitiese un comunicado anunciando la actual situación. Sin embargo, horas después de este escrito anunciaban la triste noticia de su muerte: «La Reina ha muerto plácidamente en Balmoral esta tarde. El Rey y la Reina Consorte permanecerán en Balmoral esta noche y regresarán a Londres mañana». A pesar de que la noticia se ha comunicado al pueblo británico y al resto del mundo en torno a las 7 de la tarde, habría fallecido horas antes. Sin embargo, existe un estricto protocolo a seguir tras su fallecimiento. Un plan ‘secreto’ que se activaría si fallecía en Escocia: la ‘Operación Unicorn’.

La reina Isabel II muere amiga
Foto: Gtres

La ‘Operación London Bridge’ son los planes previstos por la corona si la Reina hubiese fallecido en Londres. Sin embargo, ha fallecido en Escocia, en Balmoral, donde se han trasladado algunos miembros de la familia. Para su muerte en tierra escocesa existe otro plan, en este caso denominado como ‘Operación Unicorn’. Ambas operaciones tienen cosas en común, ya que las autoridades llevarían a cabo el protocolo establecido desde hace mucho tiempo, con una serie de eventos que terminarían a su funeral y a la coronación de un nuevo rey, que por línea de sucesión sería el Príncipe Carlos.

El féretro de la Reina Isabel viajaría a Londres en un tren especial

Queda claro que todo hubiera sido distinto según el lugar donde hubiera muerto la soberana, lo que hubiera llevado a activar un plan u otro. Tras su muerte en Escocia se activará la ‘Operación Unicorn’. En un primer lugar se suspenderá de manera inmediata las sesiones parlamentarias en Westminster, el Parlamento escocés, el Senedd galés y la Asamblea de Irlanda del Norte. El cuerpo de la soberana sería traslado desde Aberdeen a Edimburgo en un tren especial con diferentes miembros de las Fuerzas Armadas, además de los servicios de emergencia en cada plataforma en el camino.

Reina Isabel II estilo
Gtres

Una vez que lleguen a la capital de Escocia, ya en el palacio de Holyroodhouse se dispondría el féretro de la Reina y al día siguiente tendría lugar una misa en la Catedral St. Giles. Todo esto ocurriría en la Royal Mile de la localidad. Tras esto, el féretro se colocaría en el Royal Train, en la estación de Waverley, para hacer su último viaje en tren siendo el destino Londres. La ‘Operación Unicorn’ termina cuando la soberana abandona la tierra escocesa.´Tras el anuncio de la muerte de la Reina Isabel II, se llevaría a cabo un período de de luto de 10 días, incluido el día de funeral de la Reina. Una vez que el cuerpo sin vida esté en Londres, ya se seguirían con los planes principales que también tienen lugar en la ‘Operación London Bridge’. Te contamos la hoja de ruta en este enlace.