Meghan Markle: un año de luces y sombras entre los Windsor en Buckingham

Hoy hace un año que se anunció el compromiso del príncipe Harry con Meghan Markle. En este tiempo la vida de la exactriz ha dado un giro radical...

El 27 de noviembre de 2017 se cumplían al fin todos los pronósticos: Meghan Markle era la elegida, la mujer destinada a convertirse en la esposa del príncipe Harry de Inglaterra. Su noviazgo ya estaba asumido, pero los novios lo habían llevado con tal discreción que apenas había imágenes de ellos juntos. Por fin, este día de hace un año los rumores llegaban a su fin y se anunciaba el compromiso oficial de la pareja. ¿Qué ha pasado en todo este año en la vida de la actriz estadounidense?

19El comunicado oficial del compromiso

Este fue el comunicado oficial con el que supimos que Harry y Meghan se casarían. Entonces solo se adelantó que sería en la primavera de 2018. También decía que la pareja viviría en Nottingham Cottage, en el complejo del palacio de Kensington.

18Su primera aparición como prometidos

Esa misma tarde, el príncipe y la actriz de la serie ‘Suits’ aparecían en los jardines de Kensington para su primer posado como prometidos. Todo fue analizado al detalle, desde los gestos inequívocamente amorosos entre ellos hasta el look de la joven. Para esta ocasión tan especial lucía orgullosa su anillo de compromiso, diseñado por el príncipe con tres diamantes, uno de ellos perteneciente a su madre, Lady Di; el pelo largo y suelto y un abrigo blanco con solapa oversize que luego se agotó en las tiendas. Más tarde concedieron una entrevista conjunta en la que compartieron algunos detalles de su romance y sus futuras intenciones enfocadas a las tareas solidarias.

17Un posado estilo Hollywood

Poco después publicaban las fotos oficiales del compromiso, en las que Harry y Meghan se mostraban como unos enamorados relajados y sofisticados. Un posado menos rígido que los habituales en la realeza, donde la joven llevaba un vestido con transparencias de Ralph&Russo.

16Su primera salida pública

Solo cinco días después, el 1 de diciembre, la pareja recibía su bautismo de fuego frente al público. Eligieron Nottingham para su primera salida oficial y ella pudo sentir por primera vez el cariño de la gente, que la acogió con los brazos abiertos. La actitud cercana de los novios y la sonrisa y amabilidad de ella fue muy bien valorada por todos.

15Su aprendizaje exprés como ‘princesa’

A partir de ese momento comenzó un ‘entrenamiento’ exhaustivo de Meghan en las reglas del protocolo real. La monarquía británica es una de las más estrictas en este sentido y la ya exactriz debía ponerse al día antes de su boda, que finalmente se anunció para el 19 de mayo de 2018. Es decir, seis meses para ser ‘perfecta’ y no fallar. A Meghan se la miraba con lupa.

14El estilo Meghan

Meghan comenzaba a aparecer en los actos oficiales de la realeza británica y sus atuendos seguían siendo el centro de atención. El estilo de la joven siempre ha sido valorado muy positivamente por lo general, destacando las líneas modernas y pulcras, los colores básicos y los complementos justos, pero originales… Ya se comenzaba a hablar del «efecto Meghan», de igual forma que del consabido «efecto Kate» de su cuñada.

13Las duras críticas de su familia

Sin embargo, no tardaron en surgir los nubarrones en este idílico panorama. Y vinieron de parte de la familia de Meghan. Su hermana Samantha ofreció algunas entrevistas en las que la criticaba duramente y la calificaba de «trepadora social». Mientras tanto, su hermano, Thomas Markle Jr., era detenido por violencia doméstica contra su novia… Su padre, Thomas Markle, permanecía ‘desaparecido’ viviendo discretamente en una localidad en la frontera con México. Solo su madre, Doria Ragland, aportaba el punto positivo entre los familiares de la joven. Meghan permaneció callada ante todas las críticas.

12La boda en Windsor: al fin llegó el gran día

Al fin Harry y Meghan se dieron el «sí, quiero» el 19 de mayo de este año. La ceremonia tuvo lugar en la Capilla de San Jorge del Castillo de Windsor, donde se habían casado otros royals como el tío del príncipe Eduardo de Inglaterra. Todo se preparó al detalle y los novios participaron activamente. Querían compartir con la gente su felicidad. La nota triste fue la ausencia de los parientes de la novia. Finalmente ni el padre asistió, dejando libre el papel de padrino. Tras cobrar por unas fotos supuestamente robadas, en las que se le retrató viendo fotos de su hija y su yerno, pocos días antes del enlace Thomas Markle fue sometido a una intervención de corazón, motivo por el cual dijo que no podría viajar a Reino Unido.

11Una novia de Givenchy sola hacia el altar

El secreto mejor guardado se desveló con una radiante Meghan vestida con un exclusivo diseño nupcial con cuello barco de la firma francesa Givenchy. La tiara escogida fue una perteneciente a la Reina Mary, abuela de la reina Isabel. El velo estaba bordado en el borde con 53 flores representando a cada uno de los países de la Commonwealth. La nota triste fue que la novia realizó parte del paseo hacia el altar en solitario, para luego ser recibida por su suegro, el príncipe Carlos, quien galantemente tomó el testigo como padrino.

10Los nuevos Duques de Sussex

Una vez declarados marido y mujer, Harry y Meghan dieron un paseo en un carruaje descubierto por Windsor y luego procedieron al tradicional posado con sus pajes y damitas de honor. Entre ellos estaban sus sobrinos George y Charlotte, hijos de Guillermo y Kate, y los hijos gemelos de Jessica Mulroney, una de las mejores amigas de Meghan, quienes se ocuparon de llevarle el velo. Además se anunció el título que llevarían: Duques de Sussex.

9La acompañante de la Reina Isabel

Los recién casados no pudieron irse de luna de miel inmediatamente, pero sí tuvieron algunos días libres. Lo que más sorprendió en aquellos primeros momentos es que, menos de un mes después de su boda, la Reina Isabel decidía que la esposa de su nieto la acompañara a un acto oficial, y no en Londres. Para ello viajaron juntas hasta la localidad de Chester en el exclusivo Tren Real, donde pasaron una noche a bordo, en una decisión sin precedentes por parte de la soberana. Los gestos entre la antaño fría Reina y la exactriz sorprendieron por su complicidad. Todo iba sobre ruedas para la recién llegada a la familia Windsor.

8Meghan y Kate, cuñadas ¿y amigas?

También se analizaba con mucho interés su relación con su cuñada, Kate Middleton, duquesa de Cambridge y objeto adorado de la nueva monarquía británica. Juntas ya habían compartido algún evento, sobre todo en relación con la Royal Foundation. El pasado julio se las vio juntas en un partido de tenis del torneo de Wimbledon. Las dos estrellas jóvenes parecen llevarse de maravilla. Al menos de cara a la galería. En los últimos días han surgido algunas noticias que hablan de discusiones y desavenencias, lo que habría provocado el inesperado cambio de residencia de los duques de Sussex. El matrimonio estaba reformando el llamado Apartamento 1, dentro del complejo de Kensington, y por lo tanto iban a ser vecinos de Guillermo y Kate. Ahora han decidido marcharse a Frogmore House, en Windsor. Lejos.

Leer más: Meghan imita descaradamente a su cuñada Kate.

7Rumores de embarazo

El pasado 12 de octubre Harry y Meghan regresaban al mismo escenario de su boda, pero para celebrar el enlace de Eugenia de York, prima hermana del príncipe. El amplio abrigo de Givenchy de la duquesa hizo sospechar lo que poco después se confirmó: ¡Meghan estaba embarazada!

Leer más: Harry y Meghan esperan su primer hijo.

6Una embarazada de viaje en Oceanía

El anuncio de su embarazo coincidió con el primer viaje oficial de los duques de Sussex, que los llevó durante 16 días por Australia, Fiji, Tonga y Nueva Zelanda. Una intensa agenda que ambos llevaron a cabo en medio de una gran expectación, llena de regalos y felicitaciones para su futuro bebé, y en la que Meghan hizo alarde de una maleta llena de estilo. Esos días comenzamos a ver las primeras evidencias de su estado: una tripita que ya no se podía ocultar bajo los glamourosos vestidos.

Leer más: La costosa maleta de Meghan Markle en Oceanía.

5La renuncia de una trabajadora a su servicio

A su vuelta toda la Familia Real británica asistió a los actos por el centenario del Armisticio de la I Guerra Mundial, donde llamó mucho la atención que Meghan asistiera desde un balcón separada de la Reina, Camilla y Kate. Ello coincidía, además, con la noticia del abandono de una asistente de Meghan, de nombre Melissa, solo seis meses después de entrar a su servicio, por supuestas desavenencias ante el supuesto mal carácter de la joven. Un hecho que comienza a levantar sospechas y despierta las primeras críticas hacia su persona.

Leer más: Meghan, desplazada en el Armisticio de la I Guerra Mundial.

4Una duquesa exigente

La prensa británica abre la veda y comienza a hablar de las exigencias de Meghan con su personal, de la intensa actividad que despliega y otros detalles que harían difícil trabajar para ella. Aluden incluso a que ella misma escribe sus discursos, evitando así que los profesionales puedan ejercer su labor…

3Cercanía con la gente de la calle

La respuesta de Meghan ha sido continuar con sus deberes y sus intenciones de mostrarse cerca de la gente de a pie. Esta es uno de sus últimas apariciones, fuera de la agenda oficial, en la que se desplazó a una cocina social de Londres, en su mayoría llevada por mujeres musulmanas, donde la pillamos con las manos en la masa.

2Una premamá de gala

Hace pocos días Harry y Meghan asistían a una gala musical en el London Palladium, en la que la duquesa desplegó su estilo premamá más chic con un top de lentejuelas. Por delante le quedan los meses más complicados para vestirse, cuando su barriguita crezca aún más, pero no dudamos de que seguirá sorprendiéndonos.

Leer más: Meghan deslumbra como nunca.

1Su nueva familia

Todo parece en orden para Meghan. Ha aceptado con mucho entusiasmo y responsabilidad su nueva situación, la atención y exigencias que ello conlleva, y forma parte de una nueva familia que la ha acogido con los brazos abiertos. Esta imagen, tomada con motivo del reciente 70 cumpleaños del príncipe Carlos, es un excelente ejemplo. Tras un año en palacio y a la espera de su primer hijo, que nacerá la próxima primavera, Meghan tiene muchos motivos para seguir sonriendo.

Leer más: Espectacular baile de joyas en el 70 cumpleaños del príncipe Carlos.