En su visita sorpresa a un colegio de Londres, la estadounidense ha ofrecido un discurso reivindicando una sociedad "con las mujeres dentro".


Estos días, Meghan Markle y su marido, el Príncipe Harry, se encuentran en el Reino Unido. Allí cumplen con una serie de obligaciones en su rol institucional como duques de Sussex.

Meghan saca su lado más reivindicativo en su visita sorpresa a un colegio

Si anoche deslumbraba en el festival de música de Mounbatten, celebrado en el Royal Albert Hall con un espectacular vestido rojo, Meghan ha vuelto a dejar a todos con la boca abierta en su aparición sorpresa a un colegio.

La visita a un centro escolar se produjo un día antes de su gran noche en el prestigioso escenario londinense, donde el nieto de Isabel II lució por última vez el traje de Capitán General de los Royal Marines.

A través de las redes sociales de los duques hemos podido descubrir que la estadounidense decidió celebrar por adelantado el Día Internacional de la Mujer. En su encuentro con los alumnos del Robert Clack Upper School de Dagenham, al este de Londres, la exactriz sorprendió a todos con un discurso muy reivindicativo.

«Cuando pensamos sobre lo que quería hacer por el Día Internacional de la Mujer este año, para mí era increíblemente importante estar con las mujeres del futuro. Y sois todas vosotras, las jóvenes de aquí, al igual que vosotros, los chicos, los que jugáis un gran papel en esto», decía. Meghan recordó la importancia de formar parte de una sociedad «con las mujeres dentro».

En su mensaje a los escolares, Meghan recordó a Geraldine Dea, una antigua alumna del centro que promovió una huelga para reivindicar la igualdad salarial en Ford Motors en 1984. «Es el mejor ejemplo de que no importa lo pequeña que te sientas o cuán abajo te veas en la escalera social. No importa el color de tu piel. No importa el género. Tienen una voz y el derecho a alzarla por lo que es justo».

Meghan finalizó su discurso animando a los jóvenes «a valorar y apreciar a las mujeres de vuestra vida y también a dar ejemplo a los hombres que no lo ven de la misma forma».

Una de las anécdotas de la jornada la protagonizaron los propios pequeños, que le preguntaron cómo está el pequeño Archie. Así fue cómo contó que el niño, que ya tiene 10 meses, empieza poco a poco a querer caminar.