El anuncio de que el Príncipe Harry y Meghan Markle comienzan los trámites para retirarse de la vida pública y ser económicamente independientes ha dinamitado la imagen de la intocable Monarquía Británica. En un año marcado por el escándalo del Príncipe Andrés, la Reina Isabel ha movido ficha con un comunicado en el que dejaba claro su malestar con los movimientos de su nieto y su mujer y aseguraba que no sería tan fácil como ellos esperan. Pero los Duques de Sussex han vuelto a mover ficha y el caos en el entorno de la Corona Inglesa ya es total.

El Príncipe Harry despeja todas las dudas tras poner en jaque la estabilidad de la familia real británica

Graves descalificativos hacia Meghan Markle

La opinión pública no ha tardado en tomar partido y entre las voces más críticas con la decisión del matrimonio existe un punto común que señala a Meghan Markle como culpable de lo ocurrido. Manipuladora, interesada, ‘celebrity’… son incontables los descalificativos que se han vertido contra la que fuera protagonista de ‘Suits’, sin darse cuenta quienes la tildan de todo eso de cómo dejan al hijo menor de Lady Di, que según esa teoría no sería más que una marioneta en manos de la norteamericana.

Pero ¿y si Meghan Markle no fuera la culpable? Son incontables las veces que el hermano del Príncipe Guillermo ha protagonizado escándalos de todo tipo. Desde peleas con fotógrafos hasta imágenes desnudo, borracho o vestido de nazi. Posiblemente si fuera una persona anónima el hijo de Diana de Gales no hubiera tenido que verse expuesto de tal manera, ni juzgado por cada cosa que hizo durante su juventud o hace actualmente. Teniendo en cuenta que es Harry quien lleva toda su vida tratando de vivir apartado del foco mediático y que su mujer, en cambio, había elegido tener una vida pública con su trabajo, quizás no habría que descartar la posibilidad de que, ahora que tiene una vida familiar estable, hubiera decidido apartarse de una Institución que le ha dado numerosos problemas a lo largo de su vida.