El príncipe Harry y Meghan Markle no han contado toda la verdad y lo que parece una renuncia en realidad es una estrategia para amasar millones de manera privada. Su futuro es prometedor y su cuenta corriente será la primera en celebrarlo...


¿Cómo podrán mantener el príncipe Harry y Meghan Markle el alto tren de vida que llevan ahora que se desligan de la familia real británica? Esta es la pregunta del millón y es que los duques de Sussex, al dejar de ser miembros en activo de las responsabilidades de representación de la Corona británica, renuncian también al sustento económico de la familia o eso es lo que han querido dar a entender, pero no es del todo cierto.

Eso sí, su estrategia de futuro no solo pasa por sobrevivir al desastre que han causado en palacio y del que aún se recomponen la reina Isabel II, su heredero, el príncipe Carlos, y el futuro de la casa, el príncipe Guillermo. De hecho, su plan incluye no solo la supervivencia de la pareja lejos de Londres, concretamente en Canadá, sino que promete granjearles ingentes beneficios, de los que Meghan Markle ya ha comenzado a dar algún detalle, fichando por Disney y dejándose tentar por firmas de moda de lujo que le ponen sobre la mesa jugosos contratos. Pero vamos por pasos…