La duquesa de Cambridge ha sido la más elegante del emotivo funeral del duque de Edimburgo con un abrigo con lazada y joyas de perlas, como guiño a la reina.


La duquesa de Cambridge, una vez más, ha sido la más elegante. Aunque era una ocasión de tristeza para la familia Windsor, todas las damas han puesto lo mejor de sí para prestar toda la solemnidad a la despedida del duque de Edimburgo. En el caso de Kate Middleton ha elegido un modelo repetido, pero absolutamente perfecto.

Se trataba de un abrigo largo con una lazada ladeada y botones del diseñador francés Roland Mouret, que ya le vimos en el Royal Albert Hall de Londres para asistir al Royal British Legion Festival of Remembrance de 2018. Lo ha completado con un tocado con redecilla, como marca el protocolo (hay que cubrirse la cabeza), junto a unos pendientes y un collar de varias vueltas de perlas. Además, esta pieza es un préstamo de la reina Isabel, gran admiradora de las perlas.

Gtres.

Es una gargantilla de cuatro vueltas con un broche de diamantes en el centro, que fue realizada con perlas que le había regalado el Gobierno japonés a la soberana. Ella misma lo ha utilizado muchas veces. También Diana de Gales. Y la propia Kate ya lo lució en un acto en 2017 para la celebración de las Bodas de Platino de la reina y el duque. Así pues, un guiño delicado y emotivo por su parte.

Gtres.

El resto de damas Windsor ha optado en su mayoría por abrigos largos que ejercían la función de vestido completo. De negro luto, por supuesto. Y con tocados y diademas.  Desde la princesa Ana y Camilla de Cornualles (con pamela y rompiendo la tónica general con mascarilla negra y dorada) hasta las nietas del difunto: Beatriz y Eugenia de York y Zara Tindall. Estas dos últimas, además, han dado a luz recientemente.

Gtres.

También estaban su querida nuera Sophie de Wessex (con un vestido hecho para la ocasión de la firma Suzannah y tocada una diadema con volumen de Jane Taylor) y su hija, Lady Louise, de 17 años, que no podían ocultar su emoción; y Lady Sarah Chatto, sobrina de la reina Isabel, que ha aparecido en un discreto segundo plano y casi irreconocible bajo un gran sombrero de ala ancha y baja.