La duquesa de Cambridge acapara la atención en la abadía de Westminster, ante la ausencia forzosa de la reina Isabel.


La Familia Real británica ha vuelto a salir a escena para celebrar el Día de la Commonwealth. Esta es la organización que reúne a 53 países de la antigua órbita del Imperio Británico. Es una cita que se festeja con una misa en la abadía de Westminster, en Londres. Sin embargo, este año ha habido una notable ausencia, la de la reina Isabel.

Gtres.

Por primera vez en una década, la soberana ha tenido que renunciar a asistir, pues su avanzada edad (95 años) y su salud más delicada aconsejan que lleve una agenda más tranquila. Ahora mismo se encuentra en el castillo de Windsor, donde ha decidido establecer su residencia definitiva tras abandonar el palacio de Buckingham en Londres. Eso sí, ha dejado al mando a sus mejores escuderos, empezando por su hijo y heredero.

Gtres.

A la misa han acudido el príncipe Carlos y su esposa, Camilla de Cornualles; y el príncipe Guillermo con Kate Middleton. La duquesa de Cambridge ha aparecido radiante y acaparando el foco vestida de un potente color azul pavo real.

Gtres.

El protagonismo era para un vestido-abrigo de Catherine Walker, una de sus diseñadoras fetiche, que ha combinado con un casquete con lazo atrás de Lock & Co. y salones al tono de Rupert Sanderson. Todo ello ha hecho que Kate Middleton luzca con un brillo especial. Sus joyas de zafiros (el juego de pendientes, collar y el anillo de pedida que perteneció a su suegra, Diana de Gales) combinaban a la perfección con el conjunto.

Gtres.

Pese a su ausencia, la soberana sí ha querido enviar un mensaje con motivo de tan señalado día, afirmando que «mi vida siempre estará dedicada al servicio». Con ello hacía alusión a su famosa promesa hecha en 1947, que «renueva» en el año de su Jubileo de Platino por sus 70 años en el trono.

Kate Middleton, de 40 años, se ha convertido en uno de los miembros de la familia Windsor más populares. La duquesa no iba a esta cita desde 2020. Aquella fue la última vez que pudimos ver juntos a los duques de Cambridge y a los duques de Sussex.

Gtres.

El príncipe Harry y Meghan Markle protagonizaban su último acto oficial dentro de la realeza británica precisamente para celebrar el Día de la Commonwealth. En 2021 no puedo celebrarse a causa de la pandemia. Ahora ha vuelto a ser presencial, aunque con importantes bajas por parte de la Familia Real británica.

El próximo 29 de marzo volverán a reunirse en este emblemático templo para celebrar una misa en honor del duque de Edimburgo, cuando esté a punto de cumplirse el primer aniversario de su muerte. Ya se sabe que Harry no asistirá, y esperamos que la reina Isabel no vuelva a causar baja.