Kate Middleton y sus bromas en público al príncipe Guillermo sobre su alopecia

Kate Middleton y el príncipe Guillermo son muy bromistas en la intimidad. Tanto, que la duquesa de Cambridge no duda en vacilar a su marido en público sobre su alopecia, despertando la simpatía de los periodistas. ¿Cómo le sienta a él tanto cachondeo?

La relación de Kate Middleton y el príncipe Guillermo siempre ha parecido ideal de cara a la galería y, tal y como ha desvelado la periodista Clara Amfo, también lo es en la intimidad. Su trato directo en los actos públicos es regio y rara vez se sale del protocolo establecido, pero cuando las cámaras se apagan y los reporteros bajan sus micrófonos, hacen alarde de una relación mucho más distendida, en la que las bromas son la tónica habitual.

Leer más: el gesto de Kate Middleton que hace saltar las alarmas, ¿embarazada?

Kate Middleton y el príncipe Guillermo, duques de Cambridge, “son un matrimonio divertido y bromista”, como así descubre la citada periodista, que en su función como experta de casa real de la cadena BBC Radio 1, ha tenido la oportunidad de tratar con ellos en la intimidad.

El príncipe Guillermo es el royal más divertido que he conocido. Es muy parlanchín y divertido. Y las conversaciones entre Kate y él y la energía que transmiten… todo es muy divertido. Se complementan muy bien. Parece que forman parte de una comedia adorable”, asegura Clara Amfo, que desvela algunas de las bromas que entre ellos se gastan.

Una de las bromas recurrentes entre Kate Middleton y su marido es la alopecia de este. Podría ser un complejo, pero el príncipe Guillermo lleva con naturalidad la pérdida del cabello. “Kate no se corta a la hora de reírse de lo que le ocurre a Guillermo con el pelo y él lo acepta. Sacan mucho el tema y es muy divertido”, asegura la experta en casa real británica de la citada emisora de radio.

Leer más: el vídeo en el que los duques son pillados en la intimidad

Tal es la proximidad de Clara Amfo con los duques de Cambridge, que ha estado en su casa almorzando con ellos. Pero, cuando decimos casa, nos referimos al Palacio de Kensington y eso impresiona a cualquiera: “El Palacio de Kensington es un palacio, no una casa. Te falta la respiración cuando entras. Nos ofrecieron unos aperitivos maravillosos y nos trataron muy bien. Había fotos preciosas de los niños, de Guillermo y Kate, y también de Meghan Markle y Harry. Era una casa familiar muy bonita”.