La duquesa de Cambridge tira de sonrisas, vestido blanco y mascarilla (por primera vez) para enfriar la última polémica con su cuñada Meghan.


Justo el mismo día que Meghan Markle cumplía 39 años, la duquesa de Cambridge ha reaparecido haciendo gala de sus mejores armas: su sonrisa, su estilo, su cercanía y su trabajo. Cuando aún resuena la polémica por la última biografía no autorizada de los duques de Sussex, en la que se afirma, por ejemplo, que Kate Middleton recibió con mucha frialdad a la actriz estadounidense y que no habría ayudado a acercar posiciones entre los hermanos Harry y Guillermo, la esposa del príncipe Guillermo de Inglaterra sigue ejerciendo el cargo con total encanto y profesionalidad.

Y así de radiante con un precioso vestido blanco camisero con manga al codo abullonada y botonadura negra, de la firma Suzzanah London (que cuesta 2.040 euros), inspirado en los diseños de los años 40. Lo estrenó hace un año, pero ha conseguido darle aires nuevos con solo cambiar el cinturón con el que lo llevó por primera vez. Hablando de primeras veces, tenemos que destacar el hecho de que Kate Middleton ha lucido (¡al fin!) la mascarilla protectora. Una pieza de tela confeccionada para ella con la que se suma a la tendencia adoptada por los royals Windsor, como recientemente ha hecho Camilla de Cornualles, quienes hasta la fecha se resistían a llevarla en sus actos oficiales.

Kate Middleton se desplazó al banco infantil de Sheffield para cumplir con un acto en colaboración con Baby Basic UK. Se trataba de una iniciativa solidaria por la cual la duquesa ha conseguido reunir a 19 firmas y proveedores británicos para donar alrededor de 10.000 nuevos objetos y productos destinados a familias que están en riesgo de exclusión social, cuya situación se ha visto empeorada a raíz de la pandemia de la Covid-19, y que se gestionarán a través de 40 organizaciones en todo Reino Unido.

Ella misma se puso manos a la obra y acarreó las cajas hacia el interior como una más. Con su mascarilla, sus guantes y un delantal que protegía su bonito vestido blanco. También puedo hablar con algunas representantes de las asociaciones presentes y volvió a demostrar la buena mano que tiene con los más pequeños, algunos de los cuales pululaban por el centro social. Como madre de tres hijos, los príncipes George, Charlotte y Louis, Kate puede hablar con mucho conocimiento de causa sobre muchas de las necesidades de los niños.

CON LAS FAMILIAS DESFAVORECIDAS

La duquesa de Cambridge continúa cumpliendo con su agenda oficial tras pasar lo más duro del confinamiento, siendo junto a su marido la punta de lanza de la Familia Real británica durante este tiempo. Hay que recordar que la reina Isabel se encontraba aislada junto al duque de Edimburgo en el castillo de Windsor para evitar riesgos dada su avanzada edad, al igual que su suegro, el príncipe Carlos de Inglaterra, quien se recluyó con Camilla en su residencia campestre de Birkhall, donde además superó el coronavirus.

Kate y su familia aún no están de vacaciones propiamente dichas, pasando su tiempo entre su residencia de Kensington en Londres y la de campo en Norfolk, uno de sus sitios favoritos, donde sus hijos se lo pasan en grande rodeados de naturaleza. Kate y Guillermo felicitaron ayer a Meghan Markle por su cumpleaños a través de sus redes sociales; también la soberana y el heredero… Que no se diga que la familia olvida las buenas costumbres.