Este lunes 14 de octubre la reina Isabel de Inglaterra ha pronunciado uno de los discursos más importantes de toda su vida, en el que ha recordado que en estos momentos la prioridad de todo el Parlamento inglés debe ser «asegurar la salida del Reino Unido el 31 de octubre», tal y como se decidió hace unos meses.

Unas palabras con las que la monarca parecía querer centrar toda la atención en el importante tema de la salida de Reino Unido de Unión Europea y que el actual primer ministro, Boris Johnson, ha aprovechado para hacer campaña a su favor, consiguiendo empañar el otoño de Isabel II.

Y aunque la monarca no se ha pronunciado al respecto, seguro que no le ha hecho mucha gracia que Johnson reutilizara sus palabras e intentara adelantar su programa electoral y la llegada del Brexit, con o sin acuerdo con la Unión Europea.

Una mala noticia que no ha llegado sola y es que su familia sigue en el punto de mira de la prensa. Además de los problemas de su hijo, el príncipe Andrés, que está involucrado en el escándalo de Jeffrey Epstein, sus nietos, el príncipe Harry y el príncipe Guillermo, siguen colmando titulares por la presunta mala relación que mantienen sus mujeres, Meghan Markle y Kate Middleton

Por lo menos, en estos momentos en los que además no cuenta con el apoyo de sus dos nietos dado que estos están de viaje con sus mujeres, puede contar con el apoyo de su primogénito, el príncipe Carlos, que acudió con ella a la ceremonia de apertura del parlamento de Reino Unido.