Con la llegada del hijo de Eugenia de York se plantean varias dudas, pero algunas se han resuelto ya, como que su hijo no tendrá condición nobiliaria, no será tratado como Alteza Real, aunque sí podría llegar un día a ser el Rey de los británicos


Mucha ilusión se extendió por el mundo al conocer que Eugenia de York y su marido, Jack Brooksbank, están esperando su primer hijo, que llegará al mundo a principios del próximo año 2021. Dos años ha tardado el destino en bendecir a la pareja con un hijo, después de jurarse amor eterno en una boda real que, pese a el gran calado de sus invitados, no llegó a conseguir el ruido mediático que a la pareja le hubiese gustado. Pese a ello, la expectación por la llegada del nuevo miembro del clan Windsor es mayúsculo y es que el pequeño principito es la esperanza de la familia de un futuro lleno de alegrías, más allá de las polémicas que los últimos meses ha acosado al clan real por diversos escándalos.

Y no es de extrañar que el primer hijo de Eugenia de York y Jack Brooksbank esté ahora en boca de todos los británicos y cope titulares en la prensa local. Se trata del niño que convertirá en abuelos a los duques de York, con lo que será el noveno bisnieto de la reina Isabel II de Inglaterra y el duque de Edimburgo. Un sonado linaje para un bebé que aún no ha llegado al mundo, pero del que ya se sabe el papel que desempeñará dentro de la familia. Al menos sí a nivel institucional y es que se acaba de desvelar detalles sobre su condición nobiliaria y, de paso, sobre la posibilidad de que se llegue a sentar en el trono británico, en caso de que suceda una tragedia y los miembros de la familia que están por delante suya fallezcan.

Foto: Gtres

Pese al apellido que le precede y que será miembro de la familia más importante de toda Inglaterra, el futuro hijo de Eugenia de York no contará con título nobiliario o al menos no tienen intención de otorgarle uno por el momento. Tampoco gozará de tratamiento como Alteza Real, después de que la reina Isabel II decidiese reducir el núcleo duro de la familia tan solo en ella, su sucesor al trono, el príncipe Carlos de Inglaterra, así como el primogénito de este, el príncipe Guillermo y su familia, con Kate Middleton y sus tres hijos. Una medida con la que quiso desvincularse de los escándalos que protagonizaban los ahora considerados allegados a la familia real, pero que no tienen responsabilidades oficiales de representación de la corona en actos de carácter oficial. Entre los más polémicos, el príncipe Andrés por sus numerosos frentes abiertos con la justicia y el príncipe Harry, tras su salida voluntaria de la familia para rentabilizar su propio nombre junto a su mujer, Meghan Markle.

Podría llegar a ser Rey de Inglaterra

Esto ha dejado al futuro hijo de Eugenia de York sin título nobiliario y sin tratamiento de Alteza Real. No obstante, lo que ya se ha dado a conocer es que el futuro vástago real sí tiene opciones a ocupar el trono británico, dado que con su nacimiento provocará un movimiento en la línea de sucesión al trono y que aleja a otros pretendientes a la corona de esta posibilidad. Aunque tan solo se trate de una formalidad y la reina Isabel II ya tenga sucesor designado en su hijo, el príncipe Carlos, y este en el príncipe Guillermo, su primogénito. Aun así, hay que cubrirse las espaldas ante eventuales tragedias que pudiesen suceder y, para evitar futuribles conflictos familiares, se establece una línea de sucesión en la que, a partir de su nacimiento, también estará el hijo de Eugenia de York.

Foto: Gtres

Actualmente, Eugenia de York ocupa la décima posición en la línea de sucesión al trono, justo por detrás de su hermana mayor, la princesa Beatriz, que ocupa el noveno, por detrás a su vez de su padre, el príncipe Andrés, en el séptimo puesto. Con ello, siguiendo la línea, cuando nazca este nuevo retoño cuyo sexo aún no se ha desvelado, ocupará el undécimo lugar en la línea de sucesión al trono, desplazando al príncipe Eduardo, conde de Wessex, que hasta la fecha ocupaba dicho lugar. Por lo tanto, los hijos del príncipe Eduardo también pierden una posición en este figurativo ‘juego de tronos’, con la llegada de un nuevo miembro a la familia Windsor.

El marido de Eugenia de York no recibió título nobiliario al desposar a la nieta de la Reina Isabel II. Esto deja a su noveno bisnieto sin condición nobiliaria, dado que estos títulos son transmitidos por línea masculina y el padre del pequeño no tiene condición aristocrática propia. Por ello, al futuro hijo de la pareja deberá ser tratado no como alteza real, sino meramente como Miss o Míster, como así sucede con el resto de bisnietos de la longeva soberana.