Tik Tok

Guillermo y Harry, reencuentro en el emotivo homenaje a su madre por su 60 cumpleaños

Guillermo y Harry se vuelven a ver en el bonito homenaje a Diana de Gales, en el que hubiera sido su 60 cumpleaños, inaugurando una nueva estatua suya.

Los hermanos han vuelto a verse cara a cara. El príncipe Guillermo y el príncipe Harry no estaban juntos desde el pasado 17 de abril, cuando se celebró el funeral de su abuelo, el duque de Edimburgo. Entonces todo el mundo estuvo pendiente de sus gestos, pues hacía más de un año que no se encontraban juntos físicamente y sus tensiones eran públicas y notorias. En esta ocasión ha ocurrido lo mismo. ¿Cómo ha sido este nuevo reencuentro?

Muy sonrientes y bromistas, se ha visto a ambos hermanos muy relajados el uno con el otro y es que la ocasión lo merecía. Tocaba aliviar tensiones por su madre y dejar atrás cualquier rencilla que pudiera existir entre ellos y lo han hecho en un homenaje al que han acudido poco más de una decena de personas.

Gtres

Harry viajó en solitario hace unos días desde California, donde reside con su esposa y sus dos hijos, quienes no le han acompañado. Meghan Markle dio a luz el pasado 4 de junio a su segunda hija, Lili Diana. Si su anterior visita estuvo marcada por la triste pérdida del gran patriarca de los Windsor, de igual manera esta vez los ha reunido otro evento lleno de emoción y nostalgia. Su madre, Diana de Gales, hubiera celebrado hoy su 60 cumpleaños. Por ese motivo se ha elegido este día para inaugurar una estatua dedicada a la ‘princesa del pueblo’ en los jardines del palacio de Kensington, la que fuera su residencia oficial hasta su muerte.

Este acto tuvo que aplazarse ya el año pasado a causa de la pandemia, y ahora al fin ha podido llevarse a cabo, si bien sometido a restricciones. Un reducido grupo de personas han podido asistir, pero entre ellos no podían faltar sus dos hijos, de nuevo unidos en su memoria para rendirle un homenaje a su adorada madre.

«Hoy, en el que hubiera sido el 60 cumpleaños de nuestra madre, recordamos su amor, fuerza y carácter, cualidades que hicieron de ella una fuerza impulsora del bien en todo el mundo, cambiando a mejor muchas vidas. Cada día deseamos que estuviera con nosotros y nuestra esperanza es que esta estatua sea vista para siempre como un símbolo de su vida y su legado», han dicho los príncipes, dando las gracias al escultor, al diseñador de los jardines, al equipo que lo ha hecho posible y a todas aquellas personas que «mantienen viva la memoria de nuestra madre».

Gtres.

También estaban otros familiares cercanos de Lady Di, como su hermano, el conde Charles Spencer y y sus hermanas, Lady Sarah McCorquodale y Lady Jane Fellowes, a los que Guillermo y Harry han saludado muy afectuosamente. Aunque se esperaba la presencia de amigos como el artista Elton John (que cantó en su funeral) y su marido, David Furnish, estos no han sido vistos. Eso sí, han donado dinero para la realización de la estatua.

Creada por el prestigioso escultor Ian Rank-Broadley, que también estaba presente, la obra presidirá el Sunken Garden, uno de los jardines favoritos de Diana de Gales. La representa de pie rodeada por tres niños, como símbolo de su fe en las futuras generaciones. La princesa solía pasear por estos jardines y a menudo preguntaba a los trabajadores por sus plantas y flores. Ahora también este espacio, que fue creado en 1908 por encargo del rey Eduardo VIII, ha sido rediseñado por completo por Pip Morrison para albergar la escultura. Más de 4.000 flores se han plantado, muchas de ellas en tonos blancos y pastel, que eran las que más le gustaban a la princesa.

Kensington Palace.