George y Charlotte de Cambridge regresan al jardín de su madre en una visita secreta

Tras su primera visita, los hijos mayores de los duques de Cambridge insistían en volver. Finalmente su madre lo organizó todo, pero en privado y sin fotos.

Los hijos de los duques de Cambridge quedaron tan encantados con el jardín que ha diseñado su madre, Kate Middleton, con motivo del Chelsea Flower Show (un importante festival alrededor del mundo de la jardinería y los espacios verdes), que han insistido en volver. Eso sí, en esta ocasión, ajenos a  los focos, en una visita totalmente privada y secreta que organizó su madre.

9El jardín diseñado por la duquesa

El jardín proyectado por la duquesa de Cambridge junto con la Real Sociedad de Horticultura dispone de multitud de recovecos y rincones en los que disfrutar de la naturaleza. De hecho lo bautizó así, Vuelta a la Naturaleza. En su inauguración Kate Middleton no dudó en probarlo ella misma, subiéndose a esta bola de cuerda colgada de un árbol, demostrando que a espontánea en la realeza pocas le ganan.

8«Es un lugar creativo para que los niños jueguen»

Según declaró la duquesa, se había inspirado en su propia infancia: «Espero que este bosque que hemos creado inspire a las familias y los niños para salir fuera y disfrutar del aire libre. La naturaleza tiene grandes beneficios en nuestro bienestar físico y mental, en particular para los niños. Este es un lugar natural y creativo para que ellos jueguen».

7Los niños campando a sus anchas

Pues manos a la obra. Los primeros en comprobar sus beneficios fueron su marido, el príncipe Guillermo de Inglaterra, y sus tres hijos, George, Charlotte y Louis, de 5, 4 y 1 año, respectivamente. La familia fue fotografiada durante su recorrido, dejándonos momentos impagables, como este con los mayores descalzos y sintiendo el agua de un riachuelo en sus pies. Incluso pudimos comprobar que el benjamín ya da sus primeros pasos. Naturalidad ante todo.

6Segunda visita a las 7 de la mañana

Pues bien, tal y como cuenta la prensa británica, desde ese día los pequeños no pararon de pedir a sus padres volver a dicho jardín,p querían «regarlo». Además es efímero y cerrará sus puertas cuando acabe el Chelsea Flower Show. Tanta fue su insistencia que Kate se puso manos a la obra para esta segunda visita, que finalmente se produjo ayer.

5Solo faltó el príncipe Louis

Al contrario que en la primera, donde sus movimientos fueron seguidos por cámaras y fotógrafos, esta vez la duquesa pretendía que sus hijos disfrutaran del entorno sin cortapisas, totalmente libres. Solo regresaron los mayores, George y Charlotte, puesto que Louis todavía es muy chiquitín para correr y saltar.

4La Policía acordonó el lugar y no se permitió hacer fotografías

La visita se produjo muy temprano, sobre las siete de la mañana, justo una hora antes de la apertura al público. La Policía acordonó parte del perímetro del jardín y solicitaron a los presentes que nadie les tomara fotos. Alguien hizo una y le pidieron que la borrara, sin mayores consecuencias. La duquesa y sus dos hijos permanecieron en el recinto durante media hora y visitaron otros jardines antes de la apertura general. El palacio de Kensington no ha ofrecido explicaciones oficiales sobre esta visita al considerarla una actividad privada.

3Kate presumió de su jardín ante la reina Isabel

Un par de días antes era la propia Kate quien enseñaba con orgullo su creación a la reina Isabel, abuela de su marido. La soberana, de 93 años, es una gran aficionada a la horticultura, al igual que el resto de la familia Windsor, cuyos miembros también se han dejado ver por el popular festival.

2Una semana llena de eventos «verdes»

Los duques de Cambridge tampoco se perdieron esta semana la tradicional Fiesta en el Jardín del palacio de Buckingham, auspiciada por Isabel II, donde Kate cautivó con un vestido abrigo rosa de Alexander McQueen.

1Kate Middleton, feliz con los resultados

Kate Middleton, de 37 años, está muy satisfecha de haber podido contribuir al festival floral desarrollando una de sus mayores aficiones. En este caso, aún mejor porque no solo aunaba su pasión por la naturaleza sino el compartirlo con su propia familia. Y la familia es lo primero.