Harry de Inglaterra ya está de vuelta en casa. Ayer noche aterrizaba en Londres procedente de Canadá, adonde se marchó el pasado 10 de enero para reunirse con su esposa, Meghan Markle, y su hijo, Archie Harrison. En Londres tomó un tren (un gesto sostenible) rumbo a Edimburgo, capital de Escocia, donde esta mañana ha dado una conferencia sobre un proyecto de turismo sostenible. Su regreso a Reino Unido era muy esperado después de toda la polémica levantada por el Megxit, su retirada oficial de la monarquía británica, y sobre todo tras el contundente comunicado de los duques de Sussex ‘acatando’ las últimas condiciones ordenadas por la reina Isabel. Todo el mundo lo ha interpretado como un desafío y el clima, por tanto, no era el más apacible.

Tampoco el príncipe mostró su mejor cara. Con gesto serio y resguardado bajo una gorra, Harry quiso pasar inadvertido ante los medios que estaban en la estación de tren de Waverley. No lo logró, como era de prever, aunque su escolta se interpusiese ante los objetivos. Y en un momento llegó a quejarse de los flashes. La relación del joven con los medios se ha tornado complicada en los últimos tiempos, hasta el punto de que su esposa y él advirtieron con tomar medidas legales si los paparazzi continuaban apostados en la puerta de su residencia en Canadá.

El próximo 5 de marzo está previsto que Harry y Meghan reaparezcan juntos en Londres para asistir a una ceremonia de premios a militares heridos. Se desconoce, no obstante, si la duquesa y su bebé han viajado ya con el príncipe de vuelta a Reino Unido o lo harán estos días. El último acto oficial a los que asistan será el 9 de marzo para celebrar el Día de la Commonwealth en Westminster. El 31 de marzo es la fecha límite impuesta para su adiós.

Anoche también los duques de Cambridge, Guillermo y Kate, acudían a una representación benéfica, y tampoco se sabe si se encontrarán en breve con Harry. Los antes unidísimos hermanos volverían a verse tras mes y medio alejados.

1El príncipe Harry, en la estación de Edimburgo

Harry de Inglaterra volvía a pisar tierra británica a su llegada a la estación de Waverley de Edimburgo (Escocia).

2Look informal

Lucía un atuendo deportivo, vaqueros, anorak y gorra, y cargaba con una bolsa de ropa.

3Gesto serio bajo la gorra

Su cara era un poema… La prohibición por parte de su abuela la reina Isabel de usar el término Sussex Royal, con el que iban a lanzar su nueva fundación benéfica, no les ha sentado nada bien.

4Molesto con la atención

5Conferencia sobre turismo

Harry de Inglaterra, más relajado, ha acudido esta mañana a una conferencia de Travalyst, una iniciativa global con la que quiere promover otro modelo de vacaciones más sostenibles con el planeta.

 

6Vacaciones eco

Harry apoya un proyecto que brinde más transparencia sobre las emisiones de carbono de los vuelos individuales y se impulsen vacaciones con un espíritu lo más ecológico posible. Quizás con ello pretende acallar las voces que les acusaron el pasado verano de no predicar con el ejemplo al realizar cuatro vuelos privados en solo 11 días durante sus vacaciones en el sur de Francia.

 

7Encuentro con amigos

8Más relajado... y solo

Tras su discurso, el duque de Sussex se ha reencontrado con muchos conocidos y ha charlado relajadamente con ellos. El próximo paso importante será su regreso a Londres y su encuentro con la familia Windsor, empezando por la reina Isabel.