Los duques de Cambridge aterrizan en Jamaica dentro de su gira por el Caribe, pero la bienvenida no es tan dulce… especialmente para Kate Middleton.


El príncipe Guillermo y Kate Middleton continúan su gira por el Caribe en representación de la reina Isabel por su Jubileo de Platino. Tras pasar los primeros días en Belice, ahora los duques de Cambridge se encuentran en Jamaica, donde han sido recibidos muy calurosamente por algunos… y con críticas por otros.

Este viaje está demostrando no ser un camino de rosas para la pareja, que está afrontando algunas manifestaciones en contra del colonialismo y del poder de la Corona británica sobre estos territorios adheridos a la Commonwealth. Eso sí, todo lo están llevando con su mejor sonrisa.

Gtres.

Esta gira nos está dejando imágenes impagables del matrimonio, que se ha entregado a fondo en su tarea como los mejores embajadores británicos. En Belice han visitado plantas de cacao, han bailado con los nativos Garifuna, han hecho submarinismo, han recorrido ruinas mayas… Y en Jamaica llevan el mismo ritmo.

Gtres.

Sin embargo, tenemos que hacer una parada en su aterrizaje en el país, que no ha sido del todo suave. En el aeropuerto internacional de Kingston y los pies de la escalerilla del avión, el príncipe Guillermo y Kate fueron recibidos por las autoridades jamaicanas. Entre ellas estaba Lisa Hanna, la que fuera Miss Mundo en 1993, reconvertida en política, que actualmente ocupa el liderazgo del grupo de la oposición, el Partido Nacional del Pueblo. Este precisamente aboga por «liberarse de la monarquía».

Gtres.

A su llegada, la pareja británica fue saludada por sus anfitriones, intercambiando sonrisas y unas breves palabras, sin observarse nada extraño. Fue un poco después, durante la ceremonia de bienvenida, con todos ellos sentados, cuando las cámaras captaron un gesto que podría considerarse poco diplomático por parte de Lisa Hanna.

En el vídeo se puede ver cómo Kate Middleton se va a dirigir hacia la ex Miss Mundo para comentarle algo, pero esta justamente gira su cabeza hacia otro lado, dejándola con la palabra en la boca. A Kate se le congela la sonrisa en el rostro y vuelve a mirar hacia adelante, algo contrariada y seria, aunque sin perder su actitud profesional.

Ya era tarde, pues medio mundo lo había visto…

La propia Lisa Hanna ha compartido en sus redes sociales varias fotografías e imágenes de este encuentro. Las ‘buenas’, claro, en las que se las ve a ambas mujeres sonrientes y en buena sintonía. ¿Quizás el incidente se debió a un simple malentendido? Es lo que las mentes más benévolas desean pensar.

«Hemos tenido una conversación muy interactiva y agradable mientras hablábamos sobre la familia, nuestras culturas y nuestro pueblo. No hay duda de que en este momento todos buscamos nuestra verdadera independencia y queremos desarrollar sistemas y estrategias donde nos liberemos de la monarquía. Pero hasta entonces siempre seguiremos siendo un país cortés y respetuoso«, ha escrito.

Gtres.

«Les doy la bienvenida de todo corazón con nuestra cálida hospitalidad y espero que tengamos discusiones productivas sobre nuestro futuro», remata, aunque sin olvidar el coste que la esclavitud ha tenido para su pueblo a lo largo de la Historia.