El Reino Unido vive el segundo día de la «Operación London Bridge«, cuando el rey Carlos III ha sido proclamado oficialmente rey por el Consejo de Adhesión. Tras la muerte de Isabel II, su primogénito ha pasado a ser el nuevo soberano de Inglaterra. En la ceremonia lo han acompañado su esposa, la reina consorte Camilla, y su hijo mayor, el príncipe Guillermo. También han estado presentes en la ceremonia los líderes políticos del país, encabezados por la nueva primera ministra, Liz Truss, así como ex mandatarios, entre ellos Tony Blair o Boris Johnson. El consejo privado se ha reunido en la Galería de Retratos del Palacio de St. James de Londres.

Carlos III de Inglaterra (4)
BBC

«El mundo entero se solidariza conmigo por la pérdida irreparable que todos hemos sufrido», ha arrancado diciendo. «Mi madre dio un ejemplo de amor eterno y de servicio desinteresado. El reinado de mi madre fue inigualable en cuanto a su duración, dedicación y devoción. Incluso cuando sufrimos, damos gracias por esta vida tan fiel. Soy profundamente consciente de esta profunda herencia y de los graves deberes y responsabilidades que ahora se me traspasan». También ha destacado que asume sus nuevas funciones como Jefe de Estado de manera plena: «Soy muy consciente del legado que heredo y de las responsabilidades que ahora me corresponden«.

Una vez que esta proclamación en los departamentos de Estado del Palacio llegue a su fin se realizará la primera proclamación pública en Friary Court, donde las bandas de música celebrarán el nombramiento del nuevo rey.

Camilla

La última vez que Londres vivió una proclamación de un rey fue hace 70 años, cuando Isabel I dio los mismos pasos que acaba de dar su primogénito ahora. Al asumir el reinado en el Reino Unido y la Commonwealth, el Consejo estaba formado únicamente por hombres de avanzada edad y ella era una joven de apenas 25 años que acababa de perder a su padre, el rey Jorge VI. A día de hoy, el rigor de esta ceremonia y los protocolos se han mantenido casi intactos, pero el escenario ha cambiado considerablemente: por primera vez una Primera Ministra encabeza al grupo de líderes políticos.

Horas antes de la proclamación de Carlos III, las redes sociales de la Familia Real británica han dedicado unas palabras en recuerdo a Isabel II. Así, han compartido parte del discurso que esta ofreció en 1947 con motivo de su 21 cumpleaños: «Debemos dar nada menos que la totalidad de nosotros mismos. Hay un lema que ha sido llevado por muchos de mis antepasados ​​- un lema noble, «Yo sirvo». Esas palabras fueron una inspiración para muchos herederos del trono cuando hicieron su heroica dedicación». No cabe duda de que el nacimiento del nuevo rey va estrechamente ligado al recuerdo de la matriarca del clan Windsor y la continuidad del legado que esta dejó.