La princesa Beatriz de York acude a un espectáculo del Jubileo de Platino de su abuela, la reina Isabel, en plena forma después de su embarazo.


La princesa Beatriz de York ha sido la única de la Familia Real británica presente en un espectáculo celebrado con ocasión del Jubileo de Platino de la reina Isabel, que tuvo lugar en los alrededores del Castillo de Windsor. Su abuela, la gran protagonista, volvió a causar baja una vez más a causa de su delicada salud.

En los jardines se organizó ‘A Gallop Through History’, un gran show con una representación de diferentes artistas que recordaban a los países que conforman la Commonwealth, pertenecientes al antiguo Imperio Británico. Una serie de números llenos de color y exotismo del que disfrutaron en primicia Beatriz de York y su marido, Edoardo Mapelli.

Gtres.

Este espectáculo formará parte de los festejos oficiales del Jubileo de Platino y se encuadrará dentro del Royal Windsor Horse Show.

Beatriz de York, de 33 años, acaparó la atención con un alegre vestido largo de estampado floral rematado con volante, combinado con unos llamativos pendientes largos con forma de hoja. El traje es de la firma The Vampire’s Wife. Un modelo muy parecido al que lució de la misma marca en la tradicional fiesta de los jardines del palacio de Buckingham de 2019.

Gtres.

Lo que se puede observar es que la hija mayor del príncipe Andrés y Sarah Ferguson ha recuperado su figura, incluso la ha mejorado, después de haber dado a luz a su primera hija, el pasado 18 de septiembre.

La princesa y su marido, que contrajeron matrimonio en el verano de 2020, justo en plena pandemia, en una iglesia del complejo de Windsor, a la que pudieron asistir sus abuelos, la soberana y el duque de Edimburgo. La novia incluso llevó un antiguo vestido de la reina, customizado con mangas de gasa.

Gtres.

Hace escasos días, Beatriz y Edoardo (38) bautizaron a su primera hija en común, Sienna. La ceremonia tuvo lugar en la capilla del palacio de St. James, en Londres, en la más completa intimidad y no han trascendido fotos del momento.

Gtres.

En estos momentos, a la reina Isabel, de 96 años, se la cuida entre algodones. Los médicos le han recomendado trabajar lo justo, para su propio fastidio, y abordar solo tareas ligeras de despacho que no requieran de esfuerzos de traslados o de aguantar varias horas de ceremoniales.

Gtres.

Por este motivo hace un par de días la reina Isabel no presidía, por primera vez en 59 años, la solemne apertura del Parlamento británico. Desde el palacio de Buckingham se informaba de que los «problemas de movilidad» de la monarca le impedirían asistir, algo que ella habría querido hacer pese a todo y que aceptó «a regañadientes», palabras textuales. En su lugar eran el príncipe Carlos y su hijo mayor, el príncipe Guillermo, junto a Camilla de Cornualles, los encargados de sustituirla.