El Rey sin trono italiano, Emanuele Filiberto de Saboya, anuncia que vuelve a sufrir un cáncer

Emanuele Filiberto de Saboya, heredero al trono de Italia si hubiese monarquía, ha anunciado que vuelve a sufrir las garras del cáncer en su piel. Ya fue operado en una intervención radical en 2011 y ahora debe luchar de nuevo contra una enfermedad que no se atreve ni a pronunciar

Emanuele Filiberto de Saboya podría estar en todas las fiestas de royals que citan a los miembros más destacados de las Familias reales europeas. Sin embargo, el trono en Italia acabó con su abuelo, el último rey italiano y su presencia en estas grandes acontecimientos es anecdótica. Ahora, su nombre ha sonado con más fuerza que nunca y tristemente el motivo no es el más esperanzador, porque está copando titulares tras anunciar que sufre de nuevo un cáncer.

Los diseñadores de los vestidos de novia royal más impresionantes

5El rey sin trono italiano, en el hospital

Emanuele Filiberto de Saboya ha anunciado su recaída en el cáncer a través de sus redes sociales, donde ha compartido una imagen de su mano con la pulsera identificativa del hospital en el que se encuentra hospitalizado.

4El anuncio más difícil

“No es mi costumbre, pero para evitar especulaciones… Hoy hago frente a los mismos problemas que tuve hace algunos años y que no quiero nombrar. Todo saldrá bien. Tengo moral y confianza”, asegura Emanuel Filiberto de Saboya, que trata de evitar nombrar el cáncer, a sabiendas de que sus seguidores ya conocen su historial médico.

3El cáncer regresa a su vida

El que podría haber sido rey de los italianos si la monarquía continuase siendo una institución firme en el país ya luchó contra un cáncer en 2011. Emanuel Filiberto de Saboya sufría un cáncer en el tabique nasal y fue operado de este tumor de forma secreta en Ginebra para no alertar a sus allegados.

2El drama que creía que había superado

Se hace llamar el príncipe de Venecia y como tal es un personaje público en Italia. En 2011 concedió una entrevista a la revista ‘Diva e Donna’ para explicar las circunstancias que rodearon a su diagnóstico de cáncer: “Un día me encontré sin voz y mi mujer, Clotilde, me dijo que fuera a consultar con un médico. Me diagnosticaron un tumor en el tabique nasal y me hicieron una operación radical. Me extirparon tres cuartas partes del cartílago y parte del hueso nasal”.

1Emanuele Filiberto de Saboya debe volver a luchar