La heredera al trono de Bélgica, de 18 años, cursará este año en la Real Academia Militar de Bruselas, siendo la primera ‘royal’ en completar su formación como soldado.


La primogénita de los reyes Felipe y Matilde de Bélgica acaba de empezar su formación militar. Es así por su condición de heredera al trono (algún día se convertirá en la primera reina de su país) y futura jefa del Estado, lo cual implica que debe conocer a fondo todos los estamentos institucionales. De momento, cursará este próximo año en la Real Academia Militar de Bruselas, donde compartirá experiencia con otros 170 cadetes. De momento, ya está teniendo su bautismo de fuego participando en un campamento de iniciación en Elsenborn.

La joven acudió puntual a su primera cita, el pasado 31 de agosto, a las 9 de la mañana, en la sede central de la Academia. Tanto ella como sus compañeros tuvieron que rellenar un formulario médico antes de recibir un kit completo que contenía el uniforme militar, mascarillas, una bolsa de dormir, cera negra para zapatos, una navaja de bolsillo, una lamparilla y algunos otros objetos necesarios para su entrenamiento. También posaron ante el fotógrafo para sus retratos académicos. A continuación, en el auditorio les dio la bienvenida el coronel Thierry Pirenne, director de la oficina de entrenamientos, quien también les contó resumidamente a lo que se van a enfrentar durante estos meses venideros.

La Academia ha subido un vídeo en sus redes sociales en el que se observa este proceso. Al final del mismo aparece la princesa Elisabeth, con gesto serio, una sencilla coleta, sudadera y la mascarilla obligatoria.

Después de esta primera toma de contacto, este 2 de septiembre comenzó la acción, por decirlo de algún modo, en el campamento de Elsenborn. Elisabeth de Bélgica tendrá que «cumplir con la disciplina y los valores militares, aprender a leer mapas y cómo utilizar armas y disparar una pistola», según rezan las normas de la Academia Militar. Esta primera fase durará cuatro semanas, tras las cuales los estudiantes empezarán sus clases en cuanto a los códigos militares y ciencias sociales. A principios de año, cuando la Casa Real belga anunció que Elisabeth comenzaría su educación militar ya anunció que la joven se estaba preparando físicamente practicando jogging.

También la pandemia de la Covid-19 ha alterado el curso normal y por ello habrá algunos cambios respecto a años anteriores. La princesa no podrá compartir dormitorio y cada alumno deberá permanecer en una habitación individual. En cuanto a las aulas, cada estudiante se sentará siempre en el mismo lugar y entre los asientos se han dispuesto pantallas de plexiglass. Los jóvenes deberán procurar relacionarse siempre en grupos pequeños y con los mismos por lo general para evitar la posible propagación del virus.

LAS HEREDERAS EUROPEAS CONVERTIDAS EN SOLDADOS

De esta manera la duquesa de Brabante (título oficial de la heredera al trono) continúa los pasos de su propio padre, el rey Felipe. Lo llamativo es que Elisabeth será la primera ‘royal’ femenina que emprende este camino. El antecedente más directo es Victoria de Suecia, también heredera, quien hace años llevó a cabo un  mes de entrenamiento militar. Sin embargo, no siguió un curso estricto, como sí va a hacer la princesa belga.

Esto nos lleva a pensar también en la primogénita de los Reyes Felipe y Letizia. La Princesa Leonor, otra heredera mujer para el futuro de las monarquías europeas, está a punto de cumplir 15 años (lo hará el 31 de octubre) y como sucesora de su padre pronto deberá asumir esta especial formación, ya que en su día estará al mando de los tres Ejércitos. Don Felipe lo hizo a los 18 años, durante tres años, uno en cada rama militar (Tierra, Mar y Aire). Por ahora se desconoce cómo será la educación militar de la Princesa de Asturias, pero los tiempos han cambiado y en un mundo más igualitario también es algo que tendrá que abordar.