La Reina Letizia ejerce de musa de la primavera con vestido y pendientes de flores de su fondo de armario. Pero se equivoca con los zapatos…


La Reina Letizia reinicia semana. Después de su aparición sorpresa del pasado domingo para ir en familia a la ópera en el Teatro Real, hoy tocaba retomar la agenda oficial. Y esta la ha llevado a celebrar el Día Mundial de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, en el Centro de Enseñanza de Cruz Roja Española de Madrid. El ‘modo oficial’ requería de otras claves de estilo, así que nos olvidamos de las bailarinas y de la melena natural al viento. Letizia regresa más ‘arreglada’, aunque ya os adelantamos, no mejor…

Vídeo: Gtres
Robert Smith.

¡La primavera ha llegado! Por si nos quedaba alguna duda, Letizia se ha animado a sacar su look más primaveral hasta el momento. El elegido ha sido un vestido midi de gasa con estampado de múltiples flores de Zara, con escote redondo con ligero drapeado y cintura y puños con fruncido de goma, que estrenó en 2017. La última vez que lo recuperó fue durante su gira del pasado verano, en concreto en su parada en Bilbao. Su precio de 50 euros lo convirtió en todo un ‘best seller’ que se agotó en horas en las tiendas y hasta se lo compró la reina Máxima de Holanda.

Letizia también tiene de la misma época otro modelo muy parecido en tonos rosados y con largo por debajo de la rodilla. Otro de sus favoritos en aquellos días. Este tira por los verdes salpicados de blanco, rosa, rojo… Todo un ‘ramillete’ que viene ideal para la temporada. Además, la manga larga le permitía ir a cuerpo, sin chaquetitas ni trenchs. Bien pensado.

Robert Smith.

Y vamos bajando… Hasta encontrarnos con los zapatos de la jornada. Los de tacón cuadrado y estructura arquitectónica rosas de Hugo Boss (que siempre ha lucido con su traje de chaqueta y pantalón rosa de la misma firma alemana). En fin… Siendo muy bonitos en sí mismos, incluso atrevidos por la forma, aquí desgraciadamente no pegan. El charol con la gasa romántica, no, no… Algo falla.

En Bilbao lo combinó con unas alpargatas de Macarena, que se convirtieron en fijas durante el verano de 2020. Tampoco para entusiasmar, pero quizás algo mejor que estos ‘zapatones’. Perfectos para el corte ejecutivo chic, pero por su estructura más pesada no para un modelo tan ligero como este de Zara. Imaginamos que es una elección que solo se justifica porque entonan con algunas de las flores rosas.

Casa de S.M. el Rey.

EL PELO, DE VUELTA A LA PLANCHA

Para completar su apuesta por la primavera, la Reina Letizia también ha sacado del baúl de los recuerdos unos pendientes con forma de flor de Yanes. Nos alegramos de que hayan ‘florecido’ de nuevo. No le faltaba su anillo de Karen Hallam, pero eso ya no es novedad. Lo que ha vuelto a su ser después de su salida privada a la ópera ha sido el planchado de pelo, más formal y con todo en su sitio. Eso sí, adiós a aquel volumen esplendoroso que se gastó la Reina con el cabello secado al aire. No siempre se puede ir a lo salvaje.