La Reina Letizia despide esta semana con un look ‘lady’ en blanco y negro, en el que destaca una original blusa que logró agotar en menos de 24 horas


La Reina Letizia termina esta semana (cortita) junto al Rey Felipe para presidir el 70º aniversario de la Asociación de Academias de Lengua Española (ASALE), que ha tenido lugar en la sede de la Real Academia Española de Madrid. Para ello ha decidido ponerse en modo ‘lady’, es decir, de señora bien señoreada, elegante, clásica pero con un toque… Y en blanco y negro, que no hay una combinación más infalible para quedar bien.

De su look (de reciclaje) ponemos el foco en la blusa: un diseño de seda con cuello caja cerrado y tapeta asimétrica con botones decorativos a contraste. Es de la firma madrileña Maksu y la estrenó el pasado 6 de enero para acudir a la Pascua Militar. En esa ocasión junto a una falda larga recta. Su precio era de 154 euros.

Robert Smith.

Pues bien, este blusón se agotó en menos de 24 horas en la tienda, marcando el inicio del «efecto Letizia» en este 2021, que ahora ya está llegando a su fin. Posteriormente volvió a recuperarla para otra ocasión importante: la Confirmación de la Princesa Leonor, el pasado mayo.

La Reina ha llegado a la cita luciendo una capa negra de Carolina Herrera (una más de la amplia colección que tiene), que le ha durado un suspiro, pero aquí abajo podéis ver. Es más un híbrido entre capa y abrigo, con mangas de murciélago, grandes botones redondos y aberturas laterales, que hoy se ha colocado sobre los hombros.

Casa de S.M. el Rey.

Y hasta aquí lo ‘moderno’. A partir de este momento cambiamos el chip y nos ponemos más serios. Y es que la Reina Letizia ha optado por acompañarla de una faldita negra de capa por debajo de la rodilla, que se ha ajustado con su conocido cinturón de piel de Burberry.

En su mano, ¡milagro!, un bolso: el de tapa de piel de serpiente de Nina Ricci y asa de cadena que se compró este año.

A los pies, unos clásicos salones negros de pitón de Manolo Blahnik.

Robert Smith.

En el apartado de joyas Letizia también ha salido al rescate de unos pendientes largos con tres elipsis de diferente tamaño, que son una de las piezas más antiguas de su joyero. Su anillo dorado de Karen Hallam también sigue ahí.

Robert Smith.

El pelo recogido en una sencilla coleta y ya. Estilismo rematado. No es para tirar cohetes, pero sí es efectivo y adecuado. Una reunión para hablar de nuestra lengua en un entorno académico. Con esto la Reina se despide y se va de ‘finde’ a la espera de alguna sorpresita previa a las navidades. Que ya vamos necesitando…