La Reina Letizia comienza su viaje a Andorra desplegando moda española… y algo más. Aunque su vestido rojo es repetido, logra refrescarlo con un sencillo detalle.


¡Viaje, por fin! Hacía tanto tiempo que los Reyes no salían de España que no podemos ocultar la emoción. Letizia lo hizo en solitario a Honduras el pasado diciembre, y ya echábamos de menos airearnos un poco. Esta vez nos vamos a Andorra, un viaje cortito que nos sabe a gloria. Así que con la Reina cargando una nueva maleta, vamos a empezar a desgranar su contenido. ¿Con qué ha empezado? Hablábamos de airearnos… Pues eso.

Vídeo: Gtres

Sol y viento. Una combinación que a menudo nos trae de cabeza a la hora de vestirnos. Aunque hoy no ha sido un inconveniente, en absoluto, la verdad es que ha puesto en algún aprieto a la Reina. Y es que su vestido presume de una generosa abertura lateral, que al caminar, y encima siendo agitado por Céfiro, puede desembocar en lo que hemos visto… La pierna de Letizia. Más abajo todas las pruebas gráficas.

De momento, su primer look ha sido repetido: el vestido midi de Massimo Dutti que lució por primera vez en un acto en la Biblioteca Nacional el pasado 16 de febrero (foto de abajo) y que rápidamente nos llamó la atención porque antes lo paseó Máxima de Holanda. No era un modelo estrictamente de esta temporada, por lo que suponemos que se lo guardó mientras estábamos en pleno confinamiento. Cuando ella lo ha estrenado ya estaba de rebajas a 69,95 euros.

Robert Smith.

Un precio excelente para un modelo versátil, fluido, elegante… Cómodo también, sobre todo teniendo en cuenta que iba a subir al avión con él. Todo son ventajas. No obstante, aunque Letizia ha tirado de reciclaje, al menos hoy ha introducido algunas novedades.

Para empezar, y más importante, ha decidido ceñirse un poco más la cintura en lugar de ir sin cinturón, ya que el propio diseño cuenta con un fajín. El caso es que la Reina Letizia ha vuelto a sacar su modelo de piel ancho de Burberry, que tan buenos resultados suele darle utilizado para múltiples estilismos. Al ser negro destacaba aún más su figura y su cinturita. Por otro lado, también llevaba cartera de mano, la de Reliquae a juego en rojo, y que es un complemento que últimamente tiene bastante olvidado.

Robert Smith.

 

De joyas, sus pendientes de arito de bambú y el anillo de Karen Hallam. Sin novedad en el frente. Y como peinado, el moñito de bailarina que, esta vez sí, ha sido un buen aliado. No queremos imaginar la melena suelta con esta ventolera… En definitiva, un look todo al rojo, de los que le gustan a la Reina, pisando fuerte y ancho.

Para estas citas internacionales Letizia suele darlo todo. Cierto que estos no son tiempos para excesos ni banalidades, y que esto seguro que la Reina lo ha tenido muy en cuenta. Su vestidor no rebosa de estrenos últimamente (contamos unas pocas piezas escogidas). Eso sí, no perdemos las esperanzas de que a lo largo de la jornada nos brinde alguna cosita nueva. Esta noche tenemos cena… Por ahora, para empezar, damos el visto bueno ¡y seguimos!