La Reina Letizia cumple con un doble compromiso, en la Cumbre del Clima y los premios de Abc, para los cuales estrena un precioso abrigo y un extraño vestido con rejilla y flecos...


La Reina Letizia prosigue la semana cumpliendo con su agenda «climática». Ayer los Reyes ofrecían una recepción en el Palacio Real a los líderes asistentes a la conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que tiene lugar en Madrid. Esta tarde ha sido la Reina en solitario la que se ha acercado al recinto ferial de Ifema para presidir el evento sobre Salud y Cambio Climático, titulado «Invertir en acciones climáticas para la salud: reducir las emisiones, limpiar nuestro aire, salvar vidas».

Si hablamos de moda, Letizia empezó muy bien en la gala palaciega. Una falda con tejidos reciclados de H&M Conscious que cumplía perfectamente con el mensaje ecologista de esta cumbre, que debe ir más allá de este marco. En esta ocasión, en la que además la Reina tenía por delante un doble compromiso de tarde-noche, sobre temas muy distintos, había cierto interés por cómo lo resolvería en su estilismo. Y es que, después de este acto, apenas una hora y media más tarde, Letizia se reúne con Don Felipe para asistir juntos a la entrega de los premios periodísticos de ABC: los llamados Mariano de Cavia, Luca de Tena y Mingote, ya su 99 edición. Otra de esas citas que vuelven a unir a la Reina con sus antiguos colegas de profesión.

Para este doble estilismo ha dejado su lado más ‘eco’ para apostar más por lo sofisticado. Un modelo versátil que se acopla sin problema a la doble función de la jornada. ¿Por qué? Pues porque, muy inteligentemente, Letizia solo nos ha dejado ver el abrigo, y se ha reservado el vestido por debajo para los galardones. ¡Un dos en uno maestro!