Los Reyes, Felipe y Letizia, han abierto las puertas de Palacio para ofrecer un almuerzo al Presidente de la República de Chile


El Palacio Real de Madrid ha vuelto a abrir sus puertas. Después de las vacaciones de verano y de la despedida a la princesa Leonor, los Reyes, Felipe y Letizia, regresan pisando fuerte. Si fue la pasada semana cuando el Rey volvió al trabajo, la Reina lo hizo este lunes acudiendo a los premios Retina Eco, unos galardones que reconocen los mejores proyectos tecnológicos del año 2020 en la lucha contra el cambio climático y por la sostenibilidad, tanto social como medioambiental. Este martes, hemos visto a los monarcas unidos y en Palacio para ofrecer un almuerzo en honor al Presidente de la República de Chile, Sebastián Piñera, que se encuentra de viaje oficial por España. Este medio día, los Reyes y el resto de invitados llegaban a las inmediaciones del Palacio Real, en el centro de la capital, donde ha tenido lugar la celebración.

Letizia se enfunda en un vestido de su suegra, demostrando la excelente relación que mantiene

Mientras que el Rey Felipe ya tuvo un encuentro esta mañana con el Presidente de la República de Chile en el Palacio de la Zarzuela, no ha sido hasta este medio día cuando se ha reencontrado con la Reina Letizia, que ha sacado a relucir su estilo y clase con un conjunto muy coqueto. Además, supone un segundo estreno para su vuelta al trabajo. Si este lunes la vimos muy sensual enfundada en un vestido negro, ahora saca su lado más lady con este vestido que pertenece al armario de su suegra, la Reina Sofía.

La Reina Letizia, que últimamente se ha convertido en una gran fan de las flores, ha reciclado un vestido de la Reina Sofía, que estrenó en Roma en el año 1981. Un original vestido que se divide en dos zonas muy diferencias: la parte superior, repleta de pailletes en forma de flores. Un diseño muy coqueto que se convertiría en el favorito de todas las famosas.

Robert Smith

Los complementos que elevaban el estilismo de Letizia

Este diseño es en blanco roto, que destaca por los pailletes bordados en forma de flores y una falda ligeramente acampanada, también con florecitas, mucho más discretas. El vestido de la Reina Sofía ha sufrido algún cambio en algunas zonas del mismo, por el propio deterioro del paso de los años. Y es que hace justo 40 años que la emérita lo estrenó en un viaje a Roma.

Letizia lo ha combinado con unos salones, también en blanco rotos, que combina a la perfección. Estos son de Magrit y se lo hemos visto en diferentes ocasiones. Ha peinado su melena en una coleta alta que dejaba ver los pendientes de Chanel que hace tiempo que no le veíamos y que no nos puede gustar más.