La Reina Letizia ha demostrado con el paso de los años que sabe comprar. Y que no solo de grandes firmas exclusivas se nutre su vestidor. De hecho, una seña de su fondo de armario es que abundan las marcas más asequibles con el mejor resultado. Bueno, bonito, barato, que reza el dicho.

Ya que podemos considerarla como la embajadora número uno de la moda española, no está de más echar un vistazo, revolver un poco los estantes y descolgar de las perchas los vestidos ‘low cost’ que más nos han conquistado. Todas ellas son piezas que valen menos de 100 euros e incluso muchas muy por debajo de ese precio. ¡Cualquiera podemos permitírnoslas y vestir como una reina!

reina letizia
Gtres.

La Reina Letizia, con la ayuda de su estilista personal, sabe conseguir buenas prendas que no desbaraten demasiado su presupuesto. Un excelente ejemplo es el pantaloncito corto que estrenó durante sus últimas vacaciones en Mallorca (de Pimkie, por 10 euros).

Teniendo en cuenta la cantidad de compromisos oficiales a los que tiene que atender, esto se ha convertido en una premisa de oro. Por eso no le faltan todas las firmas más populares, como Zara, Mango, Massimo Dutti, Sfera, Uterqüe… Como vemos, apostando ‘a full’ por el textil español.

reina letizia
Robert Smith.

Pero la consorte también ha dado vía a otras marcas menos conocidas para el gran público, con un carácter más local y artesanal, a las que ha prestado una promoción impagable. Así lo confirman todas ellas. El llamado «efecto Letizia» existe y es muy efectivo. Prenda que saca la Reina, prenda que se agota, ya sea online o en tiendas físicas. Si encima lo que lleva es apto para todos los bolsillos, ¡éxito asegurado!

Esto también tiene sus pros y sus contras para Letizia, quien alguna vez se ha encontrado con sorpresas como ver a una invitada a un acto con un vestido igual que el suyo. ¿Recordáis el momento bicolor de Mango? Una coincidencia que ella se tomó con mucho humor, ¡como debe ser! La moda asequible alcanza a todos los estatus, desde la realeza hasta el pueblo. Y a la Reina también le gusta comprar bien… por menos.

Seguid deslizando para ver sus vestidos más bonitos ¡y baratos!