El príncipe Harry ha sido retratado por su exnovia, Cressida Bonas, y no ha salido bien parado, a pesar de ser ahora una de sus mejores amigas. La sinceridad de su testimonio da más valor a cómo retrata a un príncipe atormentado por el pasado


Muy pocas personas en el mundo pueden decir que conocen tanto a la familia real británica como lo hace el experto en casa real Robert Lacey. El biógrafo y colaborador especial con la serie de Netflix, ‘The Crown’, que recorre los capítulos íntimos de la vida de la reina Isabel II de Inglaterra, sus hijos y sus allegados, ha vuelto a publicar un libro. Un libro que está llamado a levantar asperezas en la opinión pública y que, como así ha sucedido en sus anteriores incursiones literarias, tendrá una buena acogida del público. En esta ocasión, el libro ‘Batalla de hermanos: Guillermo y Harry’, recoge capítulos que ayuden a entender cómo es la personalidad de los hijos de la princesa Diana de Gales y el príncipe Carlos de Inglaterra, para así entender mejor cómo es su vínculo. Una relación fraternal que el autor se atreve a definir como “compleja”, después de un arduo trabajo de investigación.

Robert Lacey ha realizado un análisis exhaustivo sobre “la relación única y compleja en el corazón de los problemas de la familia real británica”. Un trabajo que ha llevado a cabo después de entrevistarse con personas que conforman el círculo más próximo y personal del príncipe Guillermo y el príncipe Harry. Allegados, algunos de ellos hablando sin querer desvelar su identidad, que ayudan a perfilar la personalidad de los royals, de los que el autor confiesa que no son del todo comprendidos: “Mucho es lo contado, pero muy poco lo entendido. Los hijos de Diana de Gales han vividos bajo un escrutinio constante desde su nacimiento. Criados para ser los hermanos más cercanos, los últimos 18 meses han visto una ruptura devastadora, de la que una vez fue una irrompible relación”.

Gtres.

Una “compleja relación” entre los hermanos, para la que el autor de este nuevo libro cree que es fruto de “las semillas del daño, que se sembraron cuando se deshizo el matrimonio de sus padres”. Y es que, según destaca Robert Lacey, el príncipe Harry ha arrastrado problemas mentales derivados de esta decisión, agravados con la muerte de la princesa Lady Di, de los que el propio duque de Sussex ha hablado. Y es aquí donde el testimonio de su exnovia, Cressida Bonas, obtiene una vital importancia. Parece que este amor de juventud no atesora un bonito recuerdo de su romance y no duda en hablar de su complicada relación.

Su romance duró dos años, entre 2012 y 2014, y fue tan mediático como polémico. El recuerdo que tiene de estos complicados años no es del todo agradable y es que la joven no duda en definir al príncipe Harry como “un joven herido y narcisista”. Unas palabras que llaman mucho la atención, dado que ella no ha querido protagonizar hasta ahora las páginas del cuore y su discreción era una de sus señas de identidad. Sin embargo, ahora habla sobre lo que vivió con él y cómo veía al que era su pareja, atormentado por el pasado y que a punto ha estado de caer en depresiones, tal y como él mismo ha reconocido en alguna ocasión.

Foto: Gtres

Pese a que su recuerdo como pareja no sea del todo agradable, Cressida Bonas sí que mantiene un fluido contacto con el príncipe Harry y forma parte de su grupo exclusivo de amigos. De hecho, ella fue una de las invitadas más aclamadas en abril de 2018 de la boda del duque de Sussex con Meghan Markle. Una prueba de su estrecha relación, que no se ha resentido por el fracaso del amor y unas personalidades incompatibles a nivel romántico.

Gracias a este importante testimonio de Cressida Bonas, el autor del libro ha logrado componer un puzzle que le ayuda a entender mejor al príncipe Harry. Lo mismo ha hecho con las personas más allegadas del príncipe Guillermo, para así entender por qué se ha resentido tanto la relación entre los hermanos, que ahora apenas se dirigen la palabra. Un punto de inflexión marcado por la decisión de los duques de Sussex de romper con la familia real británica, dejar de representar oficialmente a la corona, lo que le abre las puertas a buscar su futuro como le plazca sin necesidad de dar explicaciones a nadie. Una decisión que ya está rentabilizando muy bien con jugosos contratos y que parece que es el precio a pagar por romper su relación con su hermano.