El tío de Kate Middleton, condenado por agredir a su mujer, se reconcilia con ella en Ibiza

Kate Middleton tiene una imagen blanca y sin tacha. Solo su tío materno parece ensombrecerla. Gary Goldsmith, de 52 años, empresario millonario dedicado a los Recursos Humanos, protagonizó todo tipo de titulares el pasado octubre, cuando agredió a su cuarta esposa, Julie-Ann (48). La pareja, que lleva cinco años casada, discutió en plena calle a su vuelta de una fiesta, y él, al parecer en estado de ebriedad y bajo el efecto de las drogas, acabó dejándola noqueada en el suelo de un puñetazo. 

Gary Goldsmith, del brazo de su hija Tallulah, de 15 años, fruto de un anterior matrimonio, en la boda de su sobrina Pippa Middleton.

Gary fue arrestado y se dictó una orden de alejamiento contra él. La mujer le echó de su casa, un lujoso ático en Londres, y él se marchó a un hotel. A finales de noviembre, una juez dictaba sentencia sobre el hecho condenándolo a pagar una multa de 5.000 libras y su ingreso en una clínica de rehabilitación. Sin embargo, las cosas parecen haber cambiado radicalmente…

El matrimonio, en una fiesta el pasado octubre.

Y es que la pareja ha sido vista junta de nuevo, y además bien avenida. De hecho, han celebrado la Nochevieja y el Año Nuevo en su mansión de Ibiza, en la Villa Tesoro de Oro, que también se alquila. Gary y Julie-Ann se dejaron ver abrazados en la fiesta y él no dudó en confirmar que se habían reconciliado.

Una comida para seis en la playa en la Ibiza de invierno.

Gary Goldsmith aseguró que están yendo poco a poco… El empresario se despidió de la isla balear el pasado fin de semana con una comida frente al mar, en el que considera su paraíso. Y poco antes de finalizar estas vacaciones, retuiteó esta frase: «Cuando dos personas realmente se quieren, siempre buscarán la manera de que funcione, no importa lo difícil que sea». Un mensaje con el que parece sellar esta segunda oportunidad. 

Gary es el tío díscolo de la siempre perfecta duquesa de Cambridge.