La influencer ha puesto rumbo a la Clínica Bayón para conseguir un rostro más jugoso y luminoso con uno de los tratamientos preferidos por los expertos en medicina estética


El pasado 27 de diciembre Laura Matamoros daba a luz a su segundo hijo, el pequeño Benji. Ahora, un mes después, la influencer ha comenzado su recuperación postparto. «Sinceramente pensaba que ya estaba fenomenal y que podía hacer todo tipo de deporte, pero no. Tengo que ir progresivamente y fortalecer el abdomen y el suelo pélvico, que lo tengo bastante regular», afirmaba en su perfil de Instagram, donde ya cuenta con más de un millón de seguidores. La hija de Kiko Matamoros quiere recuperarse con calma y volver a tener la silueta que lucía antes de quedarse embarazada: «Es un trabajo que tengo que ir haciendo poco a poco. Tengo muchas ganas de empezar a entrenar ya y llegar perfecta a verano», concluía.

Pero además de ponerse manos a la obra para presumir de tipazo en la playa, Laura también quiere conseguir un rostro impecable. Y para ello ha decidido probar uno de los tratamientos estéticos más eficaces que existen: la infiltración de ácido hialurónico.

Laura Matamoros apuesta por el ácido hialurónico para hidratar y aportar luz a su piel

El ácido hialurónico es un componente presente de forma natural en nuestra propia piel. La principal característica de esta molécula es la capacidad que tiene de atraer y captar agua actuando como una esponja. El problema es que, al igual que ocurre con el colágeno, este ácido también va disminuyendo a medida que cumplimos años, siendo en gran parte responsable del proceso de envejecimiento.

Al actuar como agente hidratante y de soporte en la piel, el ácido hialurónico ayuda a que ésta se mantenga luminosa, joven, y le aporta un plus de jugosidad, lo que ayuda a reducir las arrugas y líneas de expresión. De hecho, es uno de los activos antiaging preferidos por los doctores gracias a sus resultados eficaces y naturales. Por todos estos motivos, Laura Matamoros ha decidido acudir a la Clínica Bayón e infiltrarse ácido hialurónico por todo el rostro. «No me estoy poniendo relleno, este tratamiento solo hidrata la dermis. Se pincha muy superficialmente y el efecto es una piel más jugosa, hidratada y con más luminosidad», explicaba la influencer.

El aliado más potente frente al envejecimiento

A pesar de que al escuchar ‘tratamiento con ácido hialurónico’ lo primero que se nos viene a la mente es el relleno de pómulos y labios, lo cierto es que la aplicación de este activo se puede efectuar tanto en el tercio superior como en el tercio inferior del rostro, tal y como ha hecho Laura. Sus efectos suelen durar hasta 24 meses, aunque para mantenerlos en el tiempo es necesario realizar aplicaciones periódicas además de, por supuesto, hacer un seguimiento de su avance.