Tener las pestañas más largas y más densas es posible, pero a veces se necesita un poco de ayuda extra. Descubre qué es el serum de pestañas y cómo funciona.


Son una parte fundamental de nuestro rostro. Las pestañas tienen la capacidad de rejuvenecer la mirada e intensificarla, pero solo llaman nuestra atención cuando tenemos que maquillarlas, solo entonces pensamos cómo podríamos alargarlas y redensificarlas, y la respuesta es, con un sérum.

El rimmel o máscara de pestañas es uno de esos cosméticos que nunca faltan en estuche de maquillaje, pero, de la misma manera que usamos tratamientos para la piel o el pelo, también podemos hacer lo mismo por nuestras pestañas y ayudar a que crezcan y se redensifiquen.

El tratamiento para aumentar el grosor y el largo las pestañas es relativamente nuevo pero no por ello menos efectivo. Además, aunque el uso depende de cada firma, su aplicación es relativamente sencilla: consiste en aplicar el líquido en la base de las pestañas o en ellas mediante un cepillo una o dos veces al día al principio.

Ingredientes naturales para las pestañas

Aunque parezca difícil de creer, y en algunos casos cuestión de magia, quienes han probado algunos de estos tratamientos, afirman que funcionan. La mayoría de ellos, por cierto, basándose en componentes naturales, como por ejemplo el aceite de ricino.

Y aunque ya sabemos que los milagros no existen, parece que este aceite por sí solo hay a quien le funciona bastante bien. De hecho puede comprarse por separado, pero de optar por esto es importante que consultemos a nuestro farmacéutico y nos aseguramos bien de que sirve para aplicarlo en una zona tan sensible como los ojos.

En cualquier caso, los laboratorios ya han creado fórmulas adaptadas para tratar esa parte tan delicada de nuestro rostro que tienen una eficacia que puede ser alta o relativa, porque el ritmo de crecimiento depende de cada cual. Y eso sí, requiere de cierta paciencia.

Un trabajo de unas cuantas semanas

La mayoría de estos tratamientos necesitan de un claro aliado por nuestra parte: la constancia. Es necesario seguir las pautas y aplicarlo las veces que se indiquen y durante unas cuantas semanas.

Solo entonces, con tiempo y paciencia, empezará a apreciarse un crecimiento en las pestañas. Para alcanzar su máximo potencial suelen hacer falta unas 12 semanas. De hecho, para comprobar su eficacia la mayoría de estos serums vienen acompañados de un cartón con una regla incorporada para que podamos medir el crecimiento.