Sara Carbonero está pasando unos días en París de sesión en sesión y desde allí nos ha dejado ver algunos detalles de su trabajo, entre ellos un maquillaje muy sencillo de replicar pero que será muy útil para verse favorecida con muy poco.


Sara Carbonero está estos días de lo más ocupada. La presentadora ha viajado a París y está de sesión en sesión, pero aún le ha dado tiempo a enseñar algunos detalles. Pocos, la verdad, pero con las pinceladas que da de su día a día en la ciudad del amor hemos podido descubrir cosas como un maquillaje de lo más natural que seguro que vas a querer copiar.

Unos días en París

Carbonero no ha contado los detalles de su viaje, pero se deduce que se ha tratado de un traslado por motivos profesionales. Aunque, eso sí, alguna foto de la torre Eiffel ha dejado ver por sus redes sociales.

La periodista dejó ver además su cara al final de una jornada que debió ser intensa. Ya no estaba vestida con la ropa de la sesión, sino con una sudadera básica que seguro que más de uno va a replicar estos días. Pero aún permanecía en su rostro el maquillaje que los expertos de L’Oreal habían creado para ella.

Un maquillaje perfecto y natural

Carbonero es imagen de la multinacional de cosméticos desde hace unos años y casi todos sus ‘looks beauty’ llevan el sello de la casa, que siempre busca resaltar su belleza natural. pero este era especialmente sencillo y por ello, puede ser fácil de replicar en casa.

La base del maquillaje de Sara para esa jornada es esa búsqueda de la naturalidad. Para ello, el tono de la piel está simplemente unificado y destacan dos cosas: los ojos y los labios, dos de los puntos fuertes de la presentadora. En los labios simplemente han utilizado un labial rosado que sube un poco el color natural y deja un aspecto jugoso pero sin artificialidad.

Centrar la atención en la mirada

El punto fuerte del maquillaje estaba en los ojos. Aunque ya de por sí es una parte de su rostro que llama la atención, en esta ocasión además los maquilladores quisieron jugar con la mirada añadiendo una línea más gruesa de lo que suele acostumbrar Sara Carbonero en sus maquillajes.

Para ello el maquillador de la casa trazó una línea junto a las pestañas para hacerlas más llamativas y que resalten así la mirada y agrandarla ópticamente. Los trazos terminan en pico en la parte exterior. A este trazado se le llama cat eyes -literalmente, ojos de gato en inglés- por su similitud con la mirada felina y a Carbonero no le puede favorecer más.