A veces no es necesario el maquillaje para tener buena cara o cubrir las pequeñas marcas que no queremos que se vean. Basta con encontrar una buena hidratante con un toque de color para estar lista en segundos sin añadir más capas.


Después de casi dos años de pandemia, usando mascarillas nuestra piel aún está intentando recuperarse. Por eso, ahora que hay espacios en los que ya podemos estar sin ellas, el maquillaje no es la mejor opción para sustituirlas, al menos a diario. Pero para quienes no quieren renunciar a ese toque de color, existen cremas hidratantes que además funcionan como base para unificar el tono.

Estas cremas llevan ya un tiempo en el mercado y han ido evolucionando en los últimos tiempos hasta dar con fórmulas que se adaptan a las necesidades de todos los tipos de piel. Así, la primera generación de estas cremas, llamadas BB Creams en sus orígenes, se han mantenido en los neceseres, pero también han abierto el camino a la siguiente generación.

De la BB Cream a las CC Creams ¿en qué se diferencian?

Como decíamos, en el mercado aparecieron hace un tiempo por primera vez estas cremas con un poco de color. Las apodaron BB Cream por su nombre en inglés (Blemish Balm Cream), que significa algo así como bálsamo en crema para las imperfecciones.

Estas cremas, que son de lo más efectivas, están indicadas para las pieles jóvenes, que solo necesitan ese toque de hidratación y un punto de cobertura para las pequeñas marcas o granitos que puedan tener en ese momento. De hecho, s formulación suele ser bastante fluida para no engrasar la piel.

El cuidado de la piel adulta

Pero hay pieles que podían necesitar un plus de cuidado, y para eso nació la siguiente generación, la de las CC Creams. Su nombre ya nos da una pista de su función, Colour Correcting Cream, crema correctora de color. Esto quiere decir que su cobertura es un poco mayor que la de las BB Cream y además suelen incorporar algún plus de tratamiento.

Por eso debemos elegir la que más se adapte a nuestras necesidades, porque las hay con tratamiento antimanchas, con una alta protección frente a los rayos del sol o con agentes especiales para las pieles con rosácea.

Por último ha aparecido en el mercado de manera más reciente una nueva generación, la de las DD Cream, esto es las Daily Defense, cremas de defensa diaria. Su objetivo primordial es proteger la piel a la vez que hidratan y dan ese aspecto cubriente que hace que podamos olvidarnos del maquillaje y aún así, lucir una piel matizada y uniforme durante toda la jornada.