Si el verano ha causado estragos a tu cabello, te damos todas las claves (y posibilidades) para que puedas conseguir que tu pelo esté como nuevo.


El sol también envejece nuestro cabello, tal y como sucede con nuestra piel. Los rayos ultravioletas activan los radicales libres, fomentando la perdida de queratina, así como la alteración de los pigmentos del pelo, tanto del natural como del teñido. La función de la queratina es fundamental para conservar la salud de nuestra melena. Esta proteína, presente en un 80% en nuestra cabellera, es la responsable del brillo, la elasticidad y la fuerza. Sin embargo, también nos protege de los daños externos como la contaminación, los ingredientes químicos agresivos y el sol.

Una melena para volver a empezar

Tras el verano necesitamos reequilibrar y reparar. Aunque no hayamos tomado el sol en exceso, es inevitable no sufrir los efectos del astro rey. «Cuando perdemos parte de la proteína de nuestra fibra capilar aparece la deshidratación, el pelo se ve apagado, áspero, más fino y con tendencia a romperse. Todos los elementos de un cabello envejecido y sin vida. Por eso, restaurar la queratina perdida es recuperar la belleza y salud de nuestro pelo»; asegura Raquel Saiz de Salón Blue by Raquel Saiz desde Torrelavega (Cantabria).

Combatir los radicales libres de nuestro cabello

El pelo puede dar señales de fatiga tras exponernos a los rayos solares, los responsables de activar los radicales libres. «Los productos y tratamientos a base de vitamina A y C son los más eficaces para combatir los daños de los radicales libres. Por su parte, la vitamina H o biotina es la recomendada para mejorar el estado del cabello, reforzándolo para fomentar su crecimiento y fuerza. Cuando volvemos de las vacaciones nuestro pelo suele estar muy seco, pero, además, nos aproximamos al otoño una época de caída y regeneración, por lo que estas vitaminas las podemos aplicar en champús o acondicionadores, pero también a través de suplementos»; comenta Rafael Bueno de Rafael Bueno Peluqueros desde Málaga.

Todo comienza en la raíz

En el folículo piloso y en el cuero cabelludo es donde se gesta un correcto crecimiento de nuestro pelo. «El cuero cabelludo es también piel y la base de una melena sana y bonita. Por eso, a la vuelta de vacaciones no está de más realizarse en el salón una exfoliación que elimine células muertas, active el riego sanguíneo con la consecuente llegada de más nutrientes y lo prepare para aprovechar al máximo los beneficios del tratamiento hidratante que vayamos a aplicar. En casa el aceite de coco es recomendable por su alto nivel de vitaminas y minerales, ya que ayuda para un correcto funcionamiento del folículo, mejora el estado de las puntas y el de toda la fibra capilar»; afirma Felicitas Ordás de Felicitas Hair desde Mataró (Barcelona).

Renovar el cabello por dentro y por fuera

Para muchos el año comienza en septiembre. Asegúrate un buen inicio, con el cuidado adecuado. «Un pelo joven es un pelo hidratado y brillante, con cuerpo y densidad. Los tratamientos a base de queratina, ácido hialurónico y colágeno no solo reparan desde dentro, también le dan más cuerpo actuando sobre todos los aspectos que revitalizan y refrescan la melena. Tratar el pelo a la vuelta de vacaciones es necesario para recuperar su buen estado, pero también para prepararlo para el invierno. También podemos aprovechar la visita al salón para refrescar el corte y el color. Todo ello contribuye a que esté y se vea mejor»; comenta Manuel Mon de Manuel Mon Estilistas desde Oviedo.