A sus 66 años, Rosa Benito está espectacular. Desde que participara en ‘Supervivientes’, su imagen ha dado un giro de 180 grados. Rejuveneció, se quitó años de encima y se convirtió en todo un icono de moda para las mujeres de más de 60 años. Sus conjuntos multicolor y sus vestidos vaporosos son sus favoritos, que complementa con joyas XXL, algo que ya se ha convertido en su seña de identidad. Pero en cuestiones de belleza no nos ha revelado muchos secretos. Hasta ahora. La colaboradora de televisión se niega a desprenderse de esa piel tostada y bronceada que tanto nos ha costado conseguir durante todo el verano. Por este motivo, se apunta a los polvos bronceadores que te ponen buena cara al instante gracias a sus tonos «vitaminados». 

Rosa Benito nos ha desvelado cuáles son sus polvos favoritos. Los firma Germaine de Capuccini y se han convertido en la auténtica obsesión de la exsuperviviente. Gracias a ellos presume de una tez tostada, incluso ahora que comienzan a bajar las temperaturas. Se trata del dúo de polvos bronceadores de efecto «buena cara», que está disponible en la tienda web y en tiendas seleccionadas por 42 €. Lo más de este cosmético es que incluye protección UVB. Se trata de polvos compactos de 2 tonos «vitaminados» con sutiles pigmentos dorados que iluminan y realzan la tonalidad de la piel. Además tiene efecto difuminador con el que consigue disimular imperfecciones otorgando una cobertura natural. ¿Los resultados? Una piel mucho más luminosa, natural, como «bañada por el sol» y desvelando un aspecto saludable todo el año.

Si buscas como Rosa Benito unos polvos bronceadores para conseguir una piel tostada durante todo el año, te decimos cómo encontrar el que mejor va con tu tono de piel. Es principal elegir bien el tono que vamos a usar. Para que haga ese efecto bronceado tiene que ser más oscuro que nuestro color de piel natural, pero tampoco podemos pasarnos de tono sino no queremos acabar pareciendo una caricatura. ¿Cómo elegirlo correctamente? Aplica el producto en el interior de tu muñeca y elige uno que sea ligeramente más oscuro pero que no tienda ni al gris ni al naranja. ¡Con ese truco triunfarás!