La joven ha pasado por su centro de belleza favorito para someterse a dos tratamientos beauty para conseguir estar radiante aún en su peor momento.


La transformación de Rocío Flores parece continuar a pesar de todo el revuelo mediático. Desde que saliera de Supervivientes, el aspecto físico de la hija de Antonio David Flores ha cambiado de manera radical. Aunque al volver de Honduras, tras perder 15 kilos, su aspecto ya era muy distinto al de la joven que entró a defender a su padre en Gran Hermano VIP; Rocío parece no haber tenido suficiente. Y a lo largo de los últimos meses se ha ido sometiendo a varios retoques estéticos y a numerosos tratamientos de belleza para tener el rostro y el cuerpo deseados. Labios, pómulos, nariz… Rocío ha invertido mucho tiempo y dinero en modificar su apariencia física. Una inversión que no ha querido detener aún estando en mitad de una de la mayores polémicas que la prensa del corazón puede recordar.

Y es que hace tan solo una semana desde que se estrenaran los dos primeros episodios de Rocío. Contar la verdad para seguir viva, la serie documental protagonizada por Rocío Carrasco que ha cambiado por completo la historia de la familia Flores Carrasco tal y como la conocíamos. En estos primeros capítulos, la hija de Rocío Jurado dio desgarradoras declaraciones que han afectado de forma directa a Antonio Flores, que ha sido despedido de Telencinco. Un revuelo que no ha evitado que la hija de ambos acuda a su centro de belleza de confianza; y se someta a dos tratamientos beauty para conseguir estar radiante en su peor momento.

Los dos tratamientos de belleza a los que se ha sometido Rocío Flores en su época más dura

Ha sido la propia Rocío Flores a través de stories de Instagram quien ha compartido con sus más de 690 mil seguidores los tratamientos a los que se ha sometido. Para ambos ha acudido el centro Mimi Beauty de Málaga, uno de sus favoritos de la provincia andaluza. El primero de ellos, quizás el más común de todos, no es más que una sesión láser de diodo con sistema SHR indoloro. Es decir, una sesión de depilación láser con la que la joven buscaba eliminar ese vello corporal indeseado. El segundo, quizás el más especial de los dos; ha sido un tratamiento facial regenerador e hidratante con el que Rocío buscaba darle un poquito de vitalidad a su rostro. Una sesión de belleza que, según hemos podido ver en la página web del centro, no supera los 50 euros.