La exposición solar, la sal del mar, la humedad y los cambios en la alimentación acaban pasándonos factura. Por ello, tras el verano, tu piel y tu cabello necesitan una sesión de mimos y cuidados. Te contamos qué hacer para resetearte de arriba abajo en tiempo récord (sin necesidad de salir de casa).

1- Renueva tu rostro

Manchas, sequedad, arrugas, acné… Está claro que el verano causa estragos en nuestro rostro. Y es que además del sol, el viento o el sudor, también en los meses calurosos cuesta más mantener un riguroso ritual de limpieza. ¿La solución? Hacerte un peeling.

Básicamente lo que lograrás con esto es exfoliar las capas más externas de tu piel. De esta manera se consigue eliminar impurezas, luchar contra las manchas y combatir pequeñas arrugas. El ácido glicólico es ideal para las mujeres mayores de 45 años, ya que atenúa las líneas finas además de corregir el tono de las posibles manchas. También funciona bien el ácido salicílico, que al ser soluble en aceite elimina las capas de células muertas y es capaz de penetrar en los poros obstruidos.

xx

2- Recupera tu melena

La exposición intensa al sol, los cambios de temperatura, el uso continuado de productos como espumas o gominas e incluso llevar continuamente el cabello recogido para combatir el calor, son factores que pueden resultar muy agresivos para el pelo. Ahora las puntas están más abiertas, el cabello se ha resecado y el tinte ha perdido su color vivo. ¡Necesitas una puesta a punto!

Este mes de septiembre no abuses de las herramientas de las planchas ni de los tintes, ya que debilitan el cabello. Además, requieres un aporte extra: aumenta la frecuencia de uso de mascarillas y sérums (mínimo 2 veces por semana). ¿Más? A la hora de lavarte el cabello presta atención al cuero cabelludo y no frotes demasiado las puntas. Por último, acaba siempre con un chorro de agua fría para dar brillo y sellar la cutícula.

puesta a punto

3- Revitaliza tu cuerpo

Tras los excesos del alcohol y las comidas copiosas disfrutadas durante las vacaciones, habrás acumulado algún kilito de más que no es fácil de eliminar. Además, con la exposición continuada al sol, tu dermis habrá sufrido una rotura de las fibras elásticas, lo que hará que tu piel tenga un aspecto algo más flácido de lo habitual. Y ojo, porque la aparición de arrugas también es frecuente.

Por todo ello ahora debes apostar por cosméticos más nutritivos y que sean muy ricos en los siguientes activos: colágeno, antioxidantes, ácido hialurónico y vitaminas, sobre todo retinol. Esto te ayudará a devolver a tu piel su tersura y a eliminar las células muertas y los excesos de toxinas. Además, durante un par de meses es clave que utilices un body milk que tenga un potente efecto reafirmante.