Es una enamorada del sol y del mar, de hecho, este verano ha podido cumplir uno de sus grandes sueños: comprarse una casa en Fuerteventura, como anunció la revista SEMANA en exclusiva, para poder disfrutar en la isla de las vacaciones como realmente le gustan. Pero tantas horas expuesta a los rayos solares y al salitre tiene sus consecuencias en nuestra piel y María Patiño ha querido ponerle remedio antes de que sea tarde. La presentadora ya está de nuevo en al frente de ‘Sálvame’ ‘Sálvame Deluxe’ y ‘Socialité’, pero ha querido pasar por su clínica estética de confianza para estar perfecta ante las cámaras.

Patiño nunca ha tenido problemas en hacer públicos los retoques estéticos a los que se ha sometido a lo largo de estos años. Desde la rinoplastia a una abdominoplastia, pasando por el levantamiento de glúteos o relleno de labios, rejuvenecimiento de manos y un lifting de rodillas y muslos, entre otras. Ahora su preocupación ha sido el estado de su piel tras estos meses: «Tengo la piel reseca y quiero mantener el moreno, ¿qué me ofreces?» preguntaba la periodista al doctor.

La puesta a punto de María Patiño tras el verano

Es el momento de cuidar especialmente la piel, y la presentadora de Mediaset ha comenzado con un peeling de cara y escote para quitar las capas muertas de la piel, acabar con todas las imperfecciones, líneas de expresión y manchas que se han manifestado e intensificado después de tomar el sol. Actúa como una limpieza muy profunda de la piel con efecto detox y unifica el tono de la dermis.
A continuación, se ha puesto micro infiltraciones de un cocktail de vitaminas, también personalizadas y reforzadas, para aportar un efecto Sun Kissed. Esto es, como si la piel estuviese besada por el sol, con una luminosidad maravillosa.
Y ha finalizado el tratamiento con unas infiltraciones de ácido hialurónico no reticulado para hidratar en profundidad, sin aportar volumen y repercutiendo en ese efecto dewy y ultra jugoso.

El resultado es una piel jugosa, un tono unificado, una hidratación profunda y una luminosidad extrema manteniendo el moreno, con  el que María Patiño ha quedado encantada.