La presentadora no esconde que le gusta presumir (y puede) de una figura perfecta. Ahora hemos visto su abdomen súper marcado, resultado de su último retoque


No oculta su coquetería, ni tampoco los retoques estéticos y tratamientos a los que se somete para poder presumir de su estupenda figura. María Patiño se cuida mucho, desde una alimentación muy sana a una rutina de ejercicios diarios con los que mantiene su cuerpo perfectamente tonificado y sin un gramo de grasa de más. Pero la presentadora de Socialité también recurre a los tratamiento estéticos para verse cada vez más guapa. Y no tiene ningún problema en hablar de ellos. María se hace habitualmente en su centro de confianza inflitraciones de bótox, ácido hialurónico o vitaminas, aunque su último retoque ha pasado algo más inadvertido.

A finales del pasado mes de enero sus compañeros de Sálvame delataron sin querer la intervención a la que se sometió la periodista. María acudió al plató con un vestido oversize que no pasó desapercibido para sus compañeros, quienes enseguida comentaron lo llamativo de su look, muy diferente a sus habituales, con los que suele marcar algo más su figura. Al vestido se unió cierta dificultad a la hora de andar, algo que también provocó los comentarios de sus compañeros.

Unos días después, Jorge Javier Vázquez sorprendía a María tocándole la parte de la cintura cuando entraba en el plató lo que hizo que esta saltara como un resorte gritando: «¿No sabes que no puedo? ¡No puedo! Porque hoy no puedo!”. En ese momento Belén Esteban le dijo al presentador “¡La has liado, Jorge!”. Marta López preguntó: “Pero, ¿se ha operado?”. Y Gema López, amiga íntima de Patiño, respondió “claro”.

Una abdominoplastia

En esta ocasión María no ha querido dar más explicaciones, pero todo parece indicar que se ha sometido a una abdominoplastia una intervención cuya finalidad es extirpar el exceso de piel y grasa de la parte media y baja del abdomen y reforzar la musculatura de la pared abdominal. En su caso ese exceso de grasa es inexistente por lo que únicamente se habría tratado de definir todavía más la zona del abdomen, algo que no se puede conseguir con el ejercicio diario.

Aunque la abdominoplastia tradicional requiere anestesia general y una hospitalización de unos tres días, también se puede realizar por endoscopia. Una intervención sencilla en la que las incisiones son muy pequeñas. El médico introduce a través de unos pequeños cortes los endoscopios y mediante otras pequeñas incisiones se introducen unas herramientas de pequeño tamaño con las que se elimina la grasa y piel sobrantes de la zona.

Y hace unos días la presentadora acudió al plato de Sálvame con un favorecedor look de Pinko formado por un pantalón negro y un top y chaqueta de punto en amarillo con el que dejaba entrever una pequeña zona del abdomen perfectamente definida, como resultado de este pequeño retoque.

Otro retoque: unas manos más jóvenes

El pasado verano María Patiño compartía el satisfactorio resultado de un retoque para mejorar la apariencia de sus manos. Se sometía a unas infiltraciones de ácido hialurónico para dejar su piel más hidratada y tersa. «Puede impresionar un poco pero es completamente indoloro y en una sesión la paciente se va con las manos rejuvenecidas«, aseguraba el doctor Juan Miguel Pérez Díaz, encargado de su intervención. «Me ha parecido magia», indicaba la periodista, visiblemente satisfecha. «Me has dicho que a medida que vayan pasando los días se me iba a notar más, pero para mí ha sido un efecto absolutamente instantáneo. Ahora tengo unas manos de una niña«. Y ahora también puede presumir de una abdomen de escándalo.