La estación más colorida llama a tu puerta y no queremos que te pille desprevenida. ¿Un spoiler? Las paletas de sombras aterrizan cargadas de energía y los labiales apuestan por sumar un plus de brillo a tu maquillaje de primavera.

Ojos, los auténticos protagonistas

Se imponen los ojos potentes, descaradamente maquillados. ¿Los colores que arrasan? En primer lugar el azul, tanto a modo de sombra, como en forma de eyeliner. Si tienes los ojos claros opta por tonalidades suaves, como el celeste o el turquesa. Pero si tienes los ojos oscuros, no tengas miedo de arriesgar y apuesta por los tonos más intensos, como el índigo o el azul eléctrico.

Instagram

El naranja vitaminado, como era de esperar, también brillará con luz propia en tu maquillaje de ojos. Eso sí, mejor si lo aplicas únicamente en el lagrimal. Es lo que se conoce como ‘reverse eyeliner’, una técnica perfecta para lograr una mirada profunda e intensa.

  • ¿Un truco? Para que tus sombras se mantengan perfectas durante horas y horas,  humedece un poco la brocha que utilices con agua o rocíala con un spray fijador antes de impregnarla en la paleta. De esta manera se funden mejor las sombras, se intensifica el pigmento y el resultado dura más tiempo.

Instagram

Labios, con un extra de brillo

Los labios reivindican su papel ahora que estamos abandonando la mascarilla. Y lo hacen con los tonos que mejor les sientan: naranjas, corales y rosas suaves. Eso sí, aunque llevábamos varios años luciéndolos mate, esta temporada las tendencias dictan que el gloss va a ser tu cosmético imprescindible. Lo llevaremos aplicado encima de la barra de labios para conseguir un ‘efecto plump’. Y tranquila, porque las nuevas fórmulas cuentan con texturas ligeras y nada pegajosas.

Instagram

Colorete, natural y en tonos rosados

El colorete es, sin duda, un insustituible del maquillaje de primavera, ya que es capaz de sumar un aspecto renovado al rostro con tan unos suaves toques. En los pómulos los colores que se llevan son los rosados y melocotones. Pero recuerda que los mejores productos son los de formato en crema, dado que ofrecen a la piel un plus de brillo, por lo que le aportan todavía más naturalidad. Además son muy fáciles de aplicar, tú eliges la intensidad que deseas.

Piel, efecto cara lavada

La naturalidad sigue siendo el primer mandamiento de cualquier cutis bien maquillado, lo importante es que refleje la luz que recibe, sin brillos estridentes, y que la base camufle las imperfecciones con sutileza. Opta por los maquillajes fluidos libres de aceites, son la mejor elección, ya que unifican el tono adaptándose a todo tipo de pieles.