Para el último debate de ‘La isla de las tentaciones’, Marta Peñate cambió de look y muchos de sus seguidores la compararon con la mismísima Mulán


Este domingo, se celebró el debate final de ‘La isla de las tentaciones‘ donde algunas parejas se vieron las caras y otras grandes protagonistas estuvieron comentando todo lo que estaba ocurriendo en el plató. Marta Peñate fue una de las participantes que sorprendió a todos. Y no por sus polémicas (como dentro del programa) sino porque apareció con un nuevo cambio de look e incluso nos atreveríamos a decir que con algún que otro retoque estético. Poco quedaba de la Marta que conocíamos. De hecho, incluso hasta algunos internautas se atrevieron a compararla con la mismísima Mulán, personaje de ficción.

La transformación de Marta, paso a paso

Lo cierto es que nada más comenzar el programa, las redes sociales se volcaron con el cambio de look de Marta y muchos aseguraban que estaba irreconocible. Un cambio de imagen que ella misma ha ido compartiendo a través de su perfil de Instagram. Y es que la que también fuera concursante de ‘Gran Hermano’ se ha puesto en las manos de los profesionales para sorprender a la audiencia. Y lo cierto es que lo hizo.

Aunque además del maquillaje, seguramente Marta Peñate se ha hecho durante los últimos días algún retoque estético como inyectarse ácido hialurónico en los pómulos debido a que su rostro todavía se notaba un poco hinchado. Dejando de lado los retoques, Marta se puso en las manos de Alberto Dugarte, que fue el encargado de cambiarle el look de manera radical. Acostumbrados a ver su melena larga y recta completamente lisa, nos sorprendió que apareciera… ¡con flequillo!. Pues sí, el peluquero quiso que apareciera una nueva Marta y lo consiguió. Peinó su larga melena en un moño alto completamente tupido y le añadió un flequillo cortina, muy propio de las coreanas. ¿De ahí a que muchos la compararan con Mulán? De hecho, hasta un internauta se atrevió a hacer la cartelera de lo que sería la película.

Como maquillaje, apostó por marcar sus ojos y convertir su mirada en una mirada felina. Con sombras ahumadas en tonos oscuros y un eye liner muy marcado y doble máscara de pestañas, Marta estaba radiante y dispuesta a todo. En los labios apostó por un tono más natural, ya que con esa mirada era suficiente para acaparar la atención. En cuestión de estilismo, se enfundó en un ceñido mini vestido rojo de cuello alto que le sentaba como un guante y que también nos daba ese aire asiático del que hablábamos anteriormente. ¿Os gusta el resultado final? ¡A nosotros no nos puede gustar más! Os mostramos las fotos de su transformación. ¡No te lo pierdas!