En esta intensa ola de frío no todo es malo. Y el hielo puede ser uno de los mejores aliados para tu piel. Te descubrimos sus beneficios para el maquillaje


En plena ola de frío y tras las consecuencias de la tormenta Filomena, nos parece que no podemos encontrar nada bueno en las gélidas temperaturas. Pero hay un truco casero, y bajo cero, que puede convertirse en un gran aliado para tu piel y maquillaje. Sí, hablamos del hielo, y aquí te vamos a contar cómo tienes que utilizarlo para sacarle más partido a tu maquillaje.

Un hielo como primer antes de la base de maquillaje. ¿Funciona?

La maquilladora Cristina Lobato opina que puede funcionar pero teniendo en cuenta siempre el tipo de piel. Es decir, pieles sensibles o reactivas deben ir con cuidado para no aplicar el hielo directamente sobre la piel. “El hielo se puede integrar en la rutina de higiene facial, siempre y cuando este vaya cubierto por una toalla o paño de algodón que proteja la piel del contacto directo con el hielo. Masajear el rostro de esta manera para activar el frío”, explica Lobato.

Además, “es importante controlar los tiempos de exposición del hielo ya que pueden llegar a quemar la piel”, aclara la maquilladora. Realizar este paso de manera sensata puede llegar a ser beneficioso para preparar nuestra piel antes de la base de maquillaje. “El frío ayuda a redefinir el poro y a atenuar su presencia en el rostro por lo que nuestra piel tendrá un aspecto más liso y definido, perfecto para aplicar el maquillaje”.

Gtres

3 beneficios de aplicar frío sobre la piel

1. El frío, al contacto con la piel, activa la circulación sanguínea, lo que con el tiempo ayuda a rejuvenecerla. Una mala circulación se produce cuando las venas se inflaman y la sangre no puede circular libremente. Aplicar frío en la cara ayuda a deshinchar las venas y purifica el rostro. De esta forma conseguirás un aspecto jovial y sano.

2. Regenera, descongestiona y desinflama la zona de la bolsa o las zonas que acumulan más líquido. Con el paso del tiempo, hay algunas ojeras que toman forma de bolsa, se van arrugando y no son nada bonitas. El hielo es un buen aliado para este tipo de inflamaciones. Envolver algunos cubitos en un paño suave y aplicarlo bajo los ojos durante aproximadamente 15 minutos hará que desaparezcan.

3. La piel se vuelve más tersa con el hielo, ya que consigue que se cierren los poros dilatados al contraerse con el frío. Así, evitaremos que aparezcan nuevas arrugas y líneas de expresión, hidrataremos y tonificaremos más la piel.