Alba Díaz ha compartido el truco que utiliza para conciliar el sueño con más facilidad ahora que tiene los horarios cambiados tras las vacaciones… y no puede ser más dulce.


Los cambios de rutinas pueden dejarnos a todos un poco descolocados. Incluso a los más jóvenes de casa. La vuelta de vacaciones ha trastocado los horarios de padres e hijos, que han pasado de la libertad absoluta a las rutinas cerradas de colegios, trabajo… y claro, con tanto cambio hay a quien le puede costar conciliar el sueño. Alba Díaz parece que ha pasado por unos días de esos de ajuste, pero ha encontrado un truco que usa antes de dormir.

Dulces sueños

La hija de Vicky Martín Berrocal y Manuel Díaz ‘El Cordobés’ ha contado que esos días, en los que tiene que volver a la vida diaria tras las vacaciones o tiene el horario cambiado, utiliza un pequeño truco que además es de lo más sabroso. Se trata de unas gominolas.

Ella se decanta por estos dulces que no tienen azúcar ni gluten que toma antes de acostarse en esos días complicados. Las gominolas que toma contienen melatonina, un componente que tenemos en el cuerpo humano y que efectivamente está relacionado con el sueño.

La melatonina, el ingrediente estrella

La melatonina es una hormona que produce la glándula pineal y que, junto a la serotonina, es responsable del mantenimiento y regulación de los ritmos circadianos del cuerpo. Así pues, está directamente relacionada con los ciclos del sueño y de vigilia.

Aunque ahora está muy en boga la nutricosmética y la suplementación -otros rostros conocidos suplementan el colágeno o añaden complejos vitamínicos par el pelo o las uñas-hay que destacar y dejar bien claro que los casos complejos requieren de ayuda profesional.

Así que, si tenemos problemas de insomnio de manera prolongada o algún otro trastorno del sueño, lo mejor es que acudamos al médico y consultemos, y que sean los expertos los que nos digan si necesitamos suplementar la melatonina.

La regulación del sueño

En cualquier caso, para ayudar a regular los horarios, debemos apostar por una higiene adecuada del sueño. Esto pasa por evitar las pantallas y la luz azul durante al menos una hora antes de acostarnos, intentar dormir ocho horas y ajustarlas en la medida de lo posible a los horarios nocturnos.

Aún así, hay tantos factores que influyen en el sueño que lo mejor que podemos hacer en caso de problemas mayores es ponernos en manos de los expertos. No obstante, lo que sí está claro es que en estos tiempos, los niveles de estrés y la alimentación son importante. Una cena copiosa, con abundante alcohol, o llevarnos los problemas a la cama no nos ayudará a conciliar el sueño.

Además, los excesos tampoco nos ayudarán a mantener nuestro cuerpo, nuestra piel y nuestro aspecto en la mejor de las condiciones. En cambio, una cena temprana y ligera, un rato de meditación o de lectura tranquila nos ayudarán a conciliar el sueño con mayor facilidad y serán beneficiosos para nuestro cuerpo y nuestra mente a otros niveles.