La tripa lisa es el sueño perseguido por todas. Un abdomen plano, marcado y definido, especialmente cuando se acerca el momento de aligerar nuestro vestuario y disfrutar del verano sin escondernos. Para conseguirlo, a la ya conocida lista de hábitos saludables de alimentación, dieta sana y ejercicio, debemos sumar, sin duda, las técnicas más revolucionarias en cabina. Pero ¡atención! no podemos olvidar que la clave para obtener el mejor resultado es realizar un diagnóstico personalizado y a medida. Solo entonces podremos establecer un protocolo combinado en el que siempre tienen cabida las terapias manuales.

Cómo conseguir tripa lisa sin operaciones

Entre los top de vanguardia: Adipologie. Aporta firmeza desde el interior compactando el tejido y definiendo de manera eficaz, como si estuviéramos haciendo un traje cincelado a medida. ¿Su secreto? Los ultrasonidos de alta intensidad y baja frecuencia  con los que conseguimos reducir y remodelar, trabajar grasa localizada y además, eliminar celulitis. El resultado: ultra firmeza y tripa lisa de nota. 
Otra de las tecnologías que han llegado para quedarse en los centros de belleza son las ondas electromagnéticas de baja intensidad, que incrementan la densidad muscular, llevando a los músculos a una contracción mucho más elevada de la que podría lograrse a través de la actividad física normal. Es el caso de Q-Scuptor, capaz de inducir 20.000 contracciones musculares por sesión, 20 contracciones por segundo.
La grasa almacenada que nos impide presumir de tripa lisa y perfecta, se descompone y se elimina mediante el sistema linfático. El resultado es una combinación de fortalecimiento muscular, incremento muscular y reducción de grasa. Es como ir al gimnasio y disfrutar de los efectos de una dieta al mismo tiempo.  Ideal para quienes sueñan con unos abdominales definidos. 
Pero no debemos olvidar la magia de las terapias manuales, que nos ayudan a drenar, exfoliar y recuperar la tersura de la piel, claves a la hora de conseguir un vientre plano. Combinamos cosmética de gran eficacia reductora y reafirmante, con masajes enérgicos, drenantes, que favorecen el retorno linfático, actuando sobre los depósitos grasos y mejorando el aspecto de la piel. El abdomen soñado a tu alcance.