Desmaquillar los ojos, un momento imprescindible para tu piel

Desmaquillar los ojos no es algo banal. Ni, por supuesto, el rostro al completo. De hecho hay estudios científicos que demuestran los estragos de un mal hábito de limpieza facial diario.

Desmaquillar los ojos no es algo banal. Ni, por supuesto, el rostro al completo. De hecho hay estudios científicos que demuestran los estragos de un mal hábito de limpieza facial diario. Pero no nos referimos solo a las personas que se maquillan de manera habitual. La consecuencia de no hacerlo es inmediata y certera: irritaciones, deshidratación y, en el caso del contorno de ojos, además, envejecimiento prematuro.

Pasos imprescindibles para desmaquillar los ojos

Lo segundo que debemos tener en cuenta es que la piel de los párpados es extremadamente frágil y muy fina. Además tiende a deshidratarse por tener pocas glándulas sebáceas, las fibras de colágeno y elastina son menos densas y, por lo tanto, las arrugas se marcan más. La circulación sanguínea tampoco favorece al contorno de ojos y su red linfática más lenta, acaba provocando hinchazón. Así que descuidar su higiene y desmaquillado no puede ser una opción.
¿Entre los principales errores? Elegir mal el material necesario. Aunque soy de las que defienden el desmaquillado con toalla de algodón porque arrastra mejor las toxinas, suciedad e impurezas, en el caso de utilizar discos desmaquilladores, es muy importante que sean 100% de algodón. ¿El motivo? El cuidado y protección de nuestra piel que no debe sentirse agredida por añadidos externos o fibras sintéticas. Lo ideal es que estén blanqueados por oxigenación y no por cloro ni dioxin. Se trata de un producto químico que se utiliza para blanquear. Y mejor si procede de cultivos ecológicos certificados.

Otras claves para cuidar el contorno de ojos

¿La tercera clave? No tengas prisa. La zona requiere delicadeza y siempre debes empezar los productos más adecuados. Mejor, si todos pertenecen a la misma línea cosmética con el fin de mantener el pH. Con fórmulas hipoalergénicas que no agreden y libres de perfumes. Son geniales los desmaquilladores bifásicos que realizan la tarea en dos fases, con una capa de agua y otra de base de aceite.
Como truco final. Después de desmaquillar, es fundamental aplicar tu contorno de ojos y si lo haces ayudándote de un masajeador manual como el rodillo de jade o de cuarzo, potenciarás sus resultados. Son aliados perfectos para entrenar nuestra musculatura, activar la circulación sanguínea, redefinir y reducir arrugas.
X