La primavera está a la vuelta de la esquina. Y aunque en invierno nos relajamos un poco, cuando llega el buen tiempo parece que nuestras imperfecciones nos molestan más que nunca: arruguitas, bolsas y ojeras, manchas, puntos negros… Por eso muchas de nuestras famosas ya se han puesto manos a la obra con el objetivo de conseguir estar perfectas en pocas semanas. ¿La última? Amelia Bono.

La influencer, aunque puede presumir de una piel estupenda, ha acudido a la clínica de la Doctora Amaya Jiménez Baños para probar un nuevo y eficaz tratamiento con el que lograr un rostro más joven, luminoso y suave: el PRX-T33, o lo que es lo mismo, la bioestimulación sin agujas.

Amelia Bono se somete al tratamiento más top del momento

A los 20 años nuestra piel es tensa y firme, y esto se debe a la alta producción de colágeno en el organismo. Sin embargo, a partir de los 30 años, su regeneración se enlentece y empiezan a aparecer las primeras líneas de expresión y otros signos de flacidez que se acentúan cada vez más con el paso del tiempo. Hasta hace poco, muchas mujeres optaban por la cirugía estética o por los ‘pinchazos’ para combatir las consecuencias del envejecimiento, pero por suerte la medicina no invasiva ha evolucionado muchísimo y ahora también es posible conseguir grandes resultados con protocolos que no incluyen agujas.

Uno de los tratamientos más solicitados y que más de moda se ha puesto últimamente es el que ha probado Amelia Bono, el PRX-T33. Principalmente se trata de una estimulación de las capas profundas de la piel sin necesidad de inyecciones y sin ningún tipo de agresión para la dermis. Esto último es muy importante para aquellas personas con la piel muy sensible, ya que no se produce ni inflamaciones ni irritaciones si se siguen las indicaciones correspondientes.

«Con este tratamiento vamos a conseguir reducir las pequeñas manchitas, darle fuerza a la piel y prevenir las arrugas», le explicaba la doctora a la influencer antes de comenzar con el método.

Una opción perfecta para aquellas que buscan resultados naturales

La bioestimulación sin agujas tiene muy buenos resultados en el rostro, el cuello, el escote y las manos, las zonas que antes delatan nuestra edad. Además, con este tratamiento se consigue rejuvenecer pero de forma muy natural.

Se puede realizar en cualquier época del año ya que, a diferencia de los peelings, no es un protocolo fotosensibilizante y es adecuado para cualquier fototipo de piel. Una vez finalizado, no quedan hematomas ni rojeces, por lo que se puede hacer vida completamente normal. Sus resultados se observan rápidamente, tras solo una sesión el rostro ya luce más terso, radiante y rejuvenecido.