Después de un año de parón, las bodas ya están aquí de nuevo. El vestido es lo más importante, pero el maquillaje no se queda atrás. Aquí están los tips para conseguir el mejor


Todas las novias quieren lucir perfectas el día de su boda. Desde el vestido hasta el maquillaje, todo debe estar bajo control. Las bodas no son como un día normal. En realidad son una maratón de besos, abrazos y emociones. Por ello, es importante prepararse antes del gran día. «Cuidar la piel antes de la boda con tratamientos faciales específicos para cada tipo de piel es esencial. De esta manera, nos aseguramos un rostro radiante y que aceptará mucho mejor todos los productos de maquillaje que apliquemos», explica la maquilladora Cristina Lobato.

Si tu objetivo es lucir un make up impecable, que dure toda la boda y que sea a prueba de emociones (y mascarilla), toma nota de estos consejos que comparte Cristina Lobato.

1. Prepara la piel antes de la boda
Si no eres muy estricta con tu rutina de cuidado facial, empieza cuanto antes. Hacer tratamientos faciales de manera regular supone una gran diferencia en la textura de la piel y ayuda a que la base de maquillaje se asiente mejor y dure más. Apuesta por tratamientos que iluminen y reafirmen el cutis. Para evitar irritaciones de última hora, evita los faciales más abrasivos el mes anterior.

2. Maquillaje que dura horas y horas…
Para que el make up se mantenga intacto durante muchas horas, un buen consejo es apostar por prebases de maquillaje para rostro y párpados. Aplícalas después de la limpieza e hidratación de la piel para que el maquillaje se asiente mejor. Por último, usa un perfilador de labios antes de la barra labial para potenciar su color y que dure más tiempo.

3. ¿Cómo ocultar imperfecciones de última hora?
Aplica la base de maquillaje en primer lugar. Después, para camuflar ojeras, apuesta por un corrector de fórmula cremosa y extiéndelo con la yema de los dedos. Presiona suavemente sin frotar para que el producto se integre en la piel. Si te sale un granito inesperado, corrígelo con corrector. Aplícalo sobre el granito con un pincel sintético a toquecitos, sin restregar el pincel de arriba abajo, porque sino se acumulará producto alrededor.

4. Sé tú misma
El día de la boda no es el mejor momento para experimentar. Por eso, Cristina Lobato recomienda utilizar un maquillaje que te identifique. Un look beauty que nunca falla: piel radiante, mejillas sonrosadas, ojos definidos y labios ligeramente coloreados.

5. Efecto glow (que no brillante)
No se trata de brillar como una bombilla sino de lucir una piel luminosa y saludable. Para controlar los indeseables brillos, aplica polvos traslúcidos en la frente, las aletas de la nariz y en el mentón. Para dar ese toque de luminosidad en el rostro, aplica un iluminador suave en las sienes y en la parte alta de los pómulos. También se puede iluminar debajo del hueso de la ceja y en las esquinas interiores de los ojos.

6. Máscara de pestañas waterproof: el súper must
Si eres demasiado llorona piensa dos veces lo de las pestañas postizas. Las lágrimas pueden llegar a despegar el pegamento que las une con tus pestañas naturales. Una buena opción es rizar las pestañas y aplicar una máscara voluminizadora en su lugar. De todas formas, se usen pestañas postizas o no, la máscara de pestañas waterproof es un imprescindible para el día de la boda.

7. Kit de retoque
Otro must have el día de la boda. El maquillaje inicial no aguantará intacto más de ocho horas. Por eso, es recomendable llevar un kit de retoque con lo esencial: polvos traslúcidos, rubor, bastoncillos de algodón para corregir, pañuelos de papel y barra de labios, entre otros productos.